Arqueología

En busca de los restos del antiguo Castillo de Barbate

  • Investigadores de la UCA realizan las primeras prospecciones sobre el solar donde se encuentra el faro, cercano a la playa del Carmen

Representantes del Ayuntamiento e investigadores de la UCA, este lunes en Barbate. Representantes del Ayuntamiento e investigadores de la UCA, este lunes en Barbate.

Representantes del Ayuntamiento e investigadores de la UCA, este lunes en Barbate. / D.C.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Cádiz (UCA) se desplazaron este martes hasta Barbate para comenzar la búsqueda de los restos arqueológicos del antiguo Castillo de Barbate. José Antonio Ruiz Gil, Doctor en Prehistoria; y Lázaro Lagóstena, profesor de Historia Antigua, encabezan este equipo que ha iniciado las prospecciones sobre el terreno con la finalidad de comenzar la búsqueda de los restos arqueológicos del antiguo Castillo de Barbate.

Los trabajos realizados el lunes corresponden a la petición realizada por la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Barbate para intentar localizar los restos del Castillo de Santiago, construido en el último tercio de siglo XV sobre las ruinas de una fortaleza de época musulmana, conocida como Warbat.

El castillo tenía como objetivo defender la zona de la desembocadura del río Barbate, y debió de ser majestuoso por como lo describe en el Siglo XVI, el jurista y catedrático Pedro José Bravo de Lagunas: “Una legua de Zaara está un castillo del dicho Duque que llaman Barbate a la boca de un río la mitad metido en la mar fundado sobre unas peñas; tiene cuatro torres en las cuatro esquinas y en medio una torre de homenaje grande y fuerte. En las torres de hacia la mar está en cada una de ellas una pieza de artillería y en la una torre de parte de tierra hay dos esmeriles y en la otra torre de parte de tierra un esmeril para guarda de unas chozas de pescadores que se recogen allí…”

La parcela donde han comenzado el estudio de la Universidad de Cádiz, apuntaron desde el Ayuntamiento, coincide con el solar donde se encuentra el faro, cercano a la playa del Carmen y a la rotonda de salida hacia Caños de Meca, zona donde se cree que pudo estar ubicada la fortificación según los estudios realizados por el historiador de la localidad, Antonio Aragón. Para los primeros trabajos, los investigadores han contado con un georradar multicanal que “permite realizar una exploración geofísica de cuatro metros de profundidad para saber si hay alteraciones importantes que se puedan corresponder con estructuras murarias”, ha explicado el profesor Lázaro Lagóstena.

Durante la mañana, se han realizada hasta ocho proyectos con distintas orientaciones, para obtener una planta de la totalidad de la parcela. “Según una primera aproximación da la impresión que se detectan estructuras potentes en el subsuelo, pero hay que hacer un análisis mas detallado para ver si son de carácter arqueológico”, ha puntualizado Lagóstena.

En el caso de que los restos detectados pertenecieran al antiguo Castillo de Santiago, se procedería a delimitar esa zona de la localidad jandeña para que en el futuro se pueda hacer una intervención arqueológica, para posteriormente, iniciar el expediente de interés cultural y aplicar la ley patrimonio sobre la protección de castillos y fortificaciones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios