JUlián maeso. músico

"El blues es el hilo conductor de todo lo que hago: blues triste, blues alegre..."

  • Uno de los grandes virtuosos españoles de la música americana actúa hoy en la ciudad, en El Pelícano, con su sexteto, un combo del que él se confiesa "el chamán": ¡rock and roll!

-Cinco días de gira en Andalucía. Hoy en Cádiz. ¿Cómo va?

-Va bien, de momento lleno en todos los sitios y tratando de que la voz sobreviva.

-Me sorprende en Andalucía...

-¿Sí? ¿No va mucha gente aquí?

-No, no muchos. Y jóvenes pocos.

-Bueno, eso sucede en todas partes. Hace poco hicimos un concierto en una Universidad y no había ni un solo universitario, todo el público era de treinta años para arriba, los que nos hemos criado en los garitos. Y cada vez hay menos garitos. A los conciertos vamos los mismos que íbamos hace veinte años.

-Vaya, un poco triste...

-Cada época tiene su cosa.

-Su época es la post movida, cuando estaba en los Sunday Drivers. Gran grupo de los 90.

-Nos pilló otra época. Ahora las cosas se hacen de otra manera. Todavía éramos una generación que se había criado en el rock.

-Su repertorio principal es el disco que sacó hace año y medio, One way ticket to run. Lo estaba escuchando hace un rato y es alegre, muy variado; el anterior era así como de blues triste. Que estaba muy bien, eh.

-Bueno, pero es que todo lo que yo hago tiene como un hilo conductor, el blues, unas veces más triste, otras veces más alegre. Sin el blues es imposible entender nada y, a partir de ahí, trabajas con una paleta de sonidos. Coges algo de funk, algo de rock, unas gotas de psicodelia...

-Bueno, se puede hacer algo así como pop, llamarse Vetusta Morla, ser moderno y hartarte de vender discos.

-Yo respeto lo que hace Vetusta Morla porque hacen un pop que está muy bien. Pero es eso, es pop, cantan en español y es la mejor forma de vender. El pop predomina en España porque es de lo que más bebió la movida. Y es verdad que en los años 80 hubo grupos interesantes, abrieron un camino, pero hoy los escuchamos y, si no lo contextualizamos, hay que convenir que, salvo unos pocos, nadie tenía ni puta idea de tocar. Pelos, ropa llamativa y no tocaban un carajo. Hoy hay muchísimos grupos y muy cualificados. Hoy en España se toca, en líneas generales, muy bien. Cada uno explota lo que considera oportuno. A nosotros el cuerpo nos pide aquello que mamamos, que es el rock de finales de los 60 y principios de los 70, con toda la carga que tiene eso. Vendemos los discos que vendemos en los conciertos, que son bastantes porque la gente disfruta con nosotros, algunos en las tiendas y disfrutamos tocando. No hay mucho más. No estamos en esto por del dinero, pero bueno, el dinero siempre hace falta.

-¿De qué le sirve que sus discos estén en Spotify, pongamos por caso? Hay ahí poco dinero.

-Ahora hay en internet más información que nunca. Plataformas como esa permiten que seas conocido y que la gente pueda acceder a lo que haces, pero no, claro, si estamos hablando de dinero, por las descargas de Spotify no comemos. Esto de la música es como el agricultor, siembras para recoger, y, como el agricultor, que lo que te cuesta cinco a veces te lo venden por tres.

-Usted viene con seis músicos, cuando los músicos venden el acústico solitario como una nueva forma de expresión.

-He hecho acústicos, que están bien, pero la mayoría de las veces ocultan que lo que pasa es que no hay para pagar a más músicos, una cuestión económica. A mí me gusta la energía de mi banda porque, además, disfrutamos con ello y somos unos pirados de lo que hacemos. Y le garantizo que los cinco músicos que me acompañan son músicos de primer nivel.

-Véndame su concierto de hoy en El Pelícano. ¿Por qué hay que ir a verlos? (Y que conste que yo soy un convencido).

-Somos gente muy honesta haciendo música, no vendemos ninguna moto. Si te gusta el rock de los 60 y los 70, hacemos un sonido muy parejo, utilizamos los instrumentos de toda la vida y actuamos como chamanes para exorcizar problemas. Si estás de mal rollo, nosotros queremos durante hora y pico que te olvides de todo. Y nuestra arma es la música que siempre escuchamos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios