Pepe Jaime. Librero

"Estamos atravesando un bache, pero creo que me jubilo en este sector"

  • Tras el cierre de Alejandría y Sargon, el veterano librero hace balance de la vertiginosa bajada en las ventas durante 2013 Habla del libro electrónico, la piratería y del futuro del sector

El vicepresidente de la Federación Andaluza de Libreros y propietario de Quorum Libros, Pepe Jaime, analiza el momento que vive el sector tras el cierre de dos librerías gaditanas. Analiza las causas y la preocupante bajada en las ventas, pero augura la supervivencia del librero.

-¿Puede hacer balance del momento actual que vive el sector librero?

-El comercio está mal en general, no solo el sector librero. Todo el sistema y el entramado comercial y de consumo está a la baja en todos los sectores. Y lo nuestro, que es un producto de ocio, es totalmente prescindible a la hora de elegir. A nivel nacional ha habido una bajada importante en ventas, y en lo que llevamos de año se ha recrudecido todavía más. La media de pérdidas para el sector oscila entre el 15 ó 17 por ciento, en lo que va de 2013. Pero hay compañeros que bajan entre un 25 ó 30 por ciento en muy poco tiempo. Estamos acusando bajada sobre la bajada y esto no apunta a nada bueno. Así que nada, ajustando y recortando, que es a lo que obliga la política económica.

-Hace un par de años el sector vivió en Cádiz un momento de esplendor, se contaba más de una docena de librerías (apertura de Alpa, Las Libreras, La Clandestina...) pero ahora cierran Sargon y Alejandría. ¿Era una utopía embarcarse en este negocio?

-No es ni más ni menos que lo que ha ocurrido en otras ocasiones. La apertura de librerías a veces son fenómenos. Si empiezas a analizar de 20 a 25 años para atrás, en Cádiz nos mantenemos en el número, porque van apareciendo o desapareciendo librerías. Esto se achaca a distintos factores. Por cuestiones económicas y porque una librería es un negocio complejo y complicado que necesita mucha atención en lo que respecta a la gestión administrativa. Muchas veces se montan negocios que son efímeros. Si echas la vista atrás ya no están Rayuela, Dulcinea, Cominero, Narciso, Omega, Albanta, La Marina, Mignon, etc. Unos van y otros vienen, pero la media es bastante estable. Tenemos en torno a una docena, lo que indica que la relación numero de librerías y numero de habitantes es bastante aceptable. Siempre se ha dicho que Cádiz tiene un número más alto de lo normal respecto a Sevilla. Y con librerías que mantienen un nombre y una constancia.

-Y como veterano en el sector. ¿Cuáles son las claves?

-Vigilar todo mucho. No en esta época , sino siempre. Ahora con más vera. Vigilar todas las salidas posibles. La publicidad, la negociación con comunicaciones, telefonías o mantenimiento eléctrico. Tienes que ingeniártelas. Y también regulando empleo. La ley laboral no beneficia el empleo y eso lo ve un empresario al uso, ve la barbaridad. Pero he tenido que reducir algunos contratos.

-Los nuevos negocios que aparecen lo hacen con un valor añadido. ¿La clave está en la diversificación?

-Todos estamos pensando a nivel nacional en combinar algo con nuestro sector.

-También nos enfrentamos a un cambio de modelo cultural.

-Independientemente de la crisis, el libro digital ha venido para quedarse. Todavía no ha habido una venta importante, pero hay mucha descarga ilegal. Y si no le dejas opción al editor para vender el producto de la forma que sea, no se publicará tanto. Si no hay una buena regularización en esta práctica, mal lo va a pasar cuando no tenga nada que leer. Se sigue vendiendo el papel, pero si no logras mantener el negocio, cómo va a potenciar un editor la venta de libro digital. La excusa es que es muy caro, que tampoco lo es tanto -un 35 por ciento-, pero el problema es la piratería. Lo peor es que hay gente que colecciona descargas, pero no lo ve todo. No tienen tiempo material. Otro de los problemas del e- reader es que los soportes cambian y dentro de cuatro años ya son obsoletos. Estamos en un mundo de disparate, nos gustan las monerías informáticas pero tienen la duración que tienen. Lo mismo ha ocurrido con los móviles, sustituidos por smartphones.

-Según el último informe de la Federación de Gremios de Editores en España (FGEE), el 58 por ciento de la población española lee en soporte digital.

-No discuto que no sea real este dato, pero también se tendrá en cuenta la desviación de la realidad. Yo me paso el día leyendo en soporte digital, independientemente de que lea un libro.

-La piratería es un problema, pero...¿es el problema?

Yo creo que no. Porque por muchas descargas que haga el lector, al final combina. Depende del momento se lleva el e-reader o no. A la generación del libro todavía le queda. Estamos atravesando un bache, pero creo que me jubilo en este sector y que no desaparecerá.

-¿Por dónde pasa entonces el futuro?

-Hay que racionalizar. No se editarán tantos libros, estamos hablando de 120.00 los libros editados el año pasado. Aunque un mismo libro puede llevar hasta 4 ó 5 ISBN, lo que aumenta un 40 por ciento. Es una barbaridad. Afortunadamente, los servicios de publicaciones no tienen recursos para publicar al nivel de antes, pues se publicaba muchos en todas las administraciones del Estado. Finalmente la guillotina va a ajustar el sector, impedir que siga siendo el desmán que es.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios