Nuevo musical en Madrid

'West Side Story': el amor y el odio al oeste de Manhattan

  • El Teatro Calderón de Madrid acoge a partir de octubre la adaptación al español de la obra original de Bernstein y Robbins.

  • El actor y bailarín andaluz Javier Santos forma parte del reparto.

El sevillano Javier Santos es uno de los protagonistas de 'West Side Story'. El sevillano Javier Santos es uno de los protagonistas de 'West Side Story'.

El sevillano Javier Santos es uno de los protagonistas de 'West Side Story'.

Han pasado seis décadas –fue en 1957– desde que West Side Story se estrenó en el Winter Garden Theatre de Broadway, y desde entonces aquella historia de dos bandas enfrentadas, los Jets y los Sharks, donde irrumpía el amor imposible entre los jóvenes María y Tony continúa sacudiendo a los espectadores. Aquel proyecto pasó a la posteridad y hoy continúa celebrándose gracias a la rara alquimia que se daba en él: las coreografías de Jerome Robbins, la música de Leonard Bernstein y las letras de Stephen Sondheim facturaron un espectáculo perfecto, tan clásico como audaz, tan vibrante como emotivo, un hito que amplificaría su eco en la memorable adaptación cinematográfica que firmaron en 1961 Robbins y Robert Wise.

Ahora, coincidiendo con la celebración del centenario de Bernstein, se estrenará por primera vez en España la versión original íntegra de este musical, que estará desde el 3 de octubre en el Teatro Calderón de Madrid. SOM Produce, responsable de otros éxitos de la cartelera como Billy Elliot o Priscilla, reina del desierto, ha iniciado ya los ensayos de este espectáculo que dirige el argentino Federico Barrios e incluye en su elenco al actor y bailarín andaluz Javier Santos.

Un ensayo de la producción, que se estrena el 3 de octubre. Un ensayo de la producción, que se estrena el 3 de octubre.

Un ensayo de la producción, que se estrena el 3 de octubre.

“El guión se ha adaptado al público español y a los actores se nos da la libertad de que, dentro de unas pautas, creemos nuestros personajes e indaguemos en cómo son, pero esta versión respeta el montaje clásico”, explica el sevillano, feliz ante la perspectiva de poder “trabajar con un material tan bueno como el de Robbins y Bernstein”.

En los ensayos, que comenzaron el pasado 25 de julio y se prolongarán 10 semanas, Santos está comprobando la complejidad de la partitura en la que se apoyan. “A primera vista es dificilísima y puede parecer que no tiene sentido, pero en el momento en el que te metes en la obra te das cuenta de que todo está medidísimo y da lo que pide cada escena, cada momento. Bernstein era un genio, un visionario que fusionaba estilos y ritmos, que cogía tendencias de su tiempo pero estaba creando una música para el futuro”, argumenta el intérprete.

"La obra habla de hoy. Trump, el Brexit... demuestran que el odio al diferente sigue ahí", opina Santos.

Santos, que es también cover [sustituto] para el papel de Riff, encarna en esta producción a Diesel, integrante de la pandilla estadounidense, los Jets. “Es el musculitos del grupo, el cabecilla que lidera las peleas. Es alguien muy leal a Riff, lo que me viene muy bien porque me ayuda a estar cerca de ese personaje por si tengo que interpretarlo”, señala. Los primeros ensayos ya han revelado algunos de los retos con los que él y sus compañeros tendrán que lidiar. “Somos mayores que los chicos a los que interpretamos, que tienen 17 años, son vandálicos, pelean por su territorio. Estamos haciendo muchos ejercicios para encontrar ese colegueo que tienen los más jóvenes”, relata.

La exigencia de West Side Story se traduce en las diferentes disciplinas que el reparto trabaja estos días: canto, interpretación, coreografía... y lucha escénica para hacer verosímil ese enfrentamiento entre las dos pandillas. “¡Estoy lleno de moratones!”, exclama Santos entre risas. “Tenemos un especialista [Mon Ceballos] que nos está enseñando a luchar cuerpo a cuerpo. Se supone que son peleas de mentira, pero todos queremos ser buenos actores, y si hay que tirarse al suelo te tiras como si no hubiese un mañana... Y tenemos que aprender a usar la navaja. Se supone que hacemos malabares con ella, pero por ahora está más en el suelo que en mi mano... [ríe de nuevo] Bueno, con tiempo lo conseguiremos”.

Una escena de la célebre adaptación cinematográfica. Una escena de la célebre adaptación cinematográfica.

Una escena de la célebre adaptación cinematográfica.

La conversación se vuelve más grave y Santos defiende que West Side Story no sigue vigente, por desgracia, sólo por sus hallazgos artísticos: una historia que habla de odio al diferente resulta de estremecedora actualidad. “Con Trump en el poder en Estados Unidos, con el Brexit en Inglaterra... quien diga que el racismo es una lacra del pasado está loco. La obra es actual, y no habla sólo del rechazo a los hispanos: hay un personaje transgénero que quiere entrar en la banda, algo que los chicos niegan porque la ven como una chica. Por situaciones así me parece un espectáculo muy educativo que todo el mundo debería ver. Es una historia trágica pero tiene un gran corazón”.

Santos ha interpretado títulos significativos del musical como Dirty Dancing o El violinista en el tejado, pero llegó al género por casualidad. “Yo era bailarín y salió un casting para menores de 18 años. Me presenté y ahí comenzó todo”, recuerda. Hizo High School Musical y La bella y la bestia en España, pero después se mudó a Inglaterra. “Mi madre me dijo que o me formaba bien o mejor no me dedicara a esto, y por eso ingresé en la Urdang Academy. Cuando terminaba las clases me salió trabajo como bailarín en los Juegos Olímpicos y eso hizo que me quedara por allí”, prosigue. El guardaespaldas, la pasada temporada, fue su primer espectáculo en España después de años en el extranjero, y West Side Story, ahora, es la confirmación de ese regreso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios