Negro sobre negro

Vuelve McCoy, el tipo duro de Glasgow

  • Tras ‘Enero sangriento’ el próximo miércoles llega a las librerías ‘Hijos de febrero’, la segunda entrega de la saga del policía creado por Alan Parks

El autor escocés Alan Parks.

El autor escocés Alan Parks. / EFE

Podrás sacar al tipo duro de la calle, pero no podrás sacar la calle del tipo duro. La violencia callejera perdura en Harry McCoy, el policía escocés creado por Alan Parks, que vuelve a las librerías españolas este próximo miércoles con ‘Hijos de febrero’ (Tusquets). Se trata de una secuela de ‘Enero sangriento’, su primera novela que acaparó éxito de público y crítica y que ha confirmado a Parks como uno de los mejores exponentes del noir actual.

Portada del libro de Tusquets. Portada del libro de Tusquets.

Portada del libro de Tusquets.

La trama arranca donde lo dejó la primera entrega de McCoy. La fuerza de Glasgow en la década de los 70 vuelve a ser el escenario escogido por Parks, alcanzando tal importancia en la narración que a veces no se sabe si la verdadera protagonista de la historiano es esa ciudad húmeda, oscura y violenta.

McCoy aún no se ha reincoporado al cuerpo tras la baja a la que le abocó su anterior caso, pero la muerte de un chico cercano a la caprichosa hija de su amigo mafioso, Jake Scobie, su gran apoyo durante una infancia durísima, hará que se haga cargo de la investigación. El joven ha muerto en la decimocuarta planta de un edificio en obras y en el pecho, a cuchillo, le han grabado la palabra Adiós.

Pero, al igual que ya ocurrió en ‘Enero sangriento’, no será el único cadáver que se cruzará en el camino de McCoy en ese frío mes de febrero de 1973 en que la nieve cubre las calles de la ciudad.

Para este nuevo caso Harry volverá a tener a su lado a su colega, ya no tan novato, Wattie, un personaje secundario que durante la saga se aventura que irá ganando protagonismo. En esta ocasión Wattie trata de alcanzar heroicamente el grado de sargento, algo que le obsesiona desde que entró en el cuerpo.

Durante la novela, McCoy, que pasó parte de su infancia y de su adolescencia en orfanatos y casas de acogida, tendrá que escarbar en esa etapa de su vida que le atormenta. Allí fue donde unió su destino a Jake Scobie, la persona que le defendió de los matones que veían en el joven Harry carne fresca para sus torturas.

Al igual que ya hizo en su primera obra, Alan Parks consigue dotar a la historia de un ritmo trepidante que te atrapa desde los primeros capítulos. Es la ley de la calle, de un glasgow de pantalones de campanas, melenas, chaquetas de cuero y minifaldas diminutas. Una ciudad donde el crimen organizado se abre camino en garitos de mala muerte y callejones oscuros donde el LSD está a la orden del día y la heroína ha comenzado a colonizar los suburbios y a llenarlos de caminantes blancos. Con todos ellos, y con sus propias adicciones, tendrá que lidiar Harry McCoy, un tipo duro que lleva la calle dentro, un policía insobornable y leal a sus amigos de siempre. Por más que esto le ponga en peligro.

La Saga: La adictiva inspectora Elena Blanco

Nadie sabe quién es pero Carmen Mola lleva vendidos miles de libros de su trilogía de la inspectora Elena Blanco. Su primera novela, ‘La novia gitana’, se convirtió en poco tiempo en un fenómeno de ventas, permaneciendo durante meses entre los libros más vendidos del país. Le siguió ‘La red púrpura’, que era la continuación de la historia, ya que todo quedaba muy abierto en su primera entrega. En 2020 llegó ‘La Nena’, la tercera entrega que también ha colmado las expectativas de sus seguidores.

Elena Blanco es la responsable de una unidad especial de la Policía (la Brigada de Análisis de Casos) que se encarga de investigar tramas muy delicadas. Carmen Mola, o quien quiera que se esconda detrás del seudónimo, consigue atrapar al lector con escenas fuertes, no exentas de sexo explícito en algunos casos, sobre todo en ‘La Nena’, donde una de las ayudantes de Blanco es secuestrada por una pandilla de lunáticos violentos que viven como cerdos y como cerdos se aparean. En las novelas de Mola no sólo hay violencia sino unas tramas tan bien urdidas que encadenan al lector, en una experiencia adictiva.

Próximamente la trilogía parece que será adaptada a una serie de televisión que promete llevar a los espectadores a una nueva dimensión en el género negro, si bien hay algunas escenas de los libros que son casi irreproducibles.

Una escena de 'Fargo'. Una escena de 'Fargo'.

Una escena de 'Fargo'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios