Cultura

"Con 'Trampas' quiero que el público se quede atrapado en mis canciones"

  • La cantante y compositora malagueña sube esta noche a las tablas del Gran Teatro Falla, un coliseo "muy especial" para la artista, según ella misma confiesa, para presentar los temas de su último disco

Clara meridiana. No sean malpensados con lo de Trampa. Vanesa Martín parece que no engaña. No le van las cursilerías pero sí lo que circula bajo la piel. Por la suya ahora campa a sus anchas la emoción. La cantautora malagueña está deseando poner un pie en el escenario del Gran Teatro Falla. Lo hará esta noche con su banda al completo -Sergio Sancho, a la guitarra, Arturo Ruiz, al bajo, José Mena, a la batería, Alberto Midas, al piano, y Francis Martín, a la percusión- con su guitarra y con un buen puñado de canciones con las que pretende dar caza al corazón.

-'Trampas' parece un título engañoso. Dígame, ¿qué es lo que esconde?

-Pues simplemente quiero que el público se quede atrapado en mis canciones. También hace referencia a que creo que las canciones de este disco no son sólo de una sola escucha sino que a más las vas escuchando vas descubriendo detallitos, tanto de música como de letra.

-A su disco lo define como descarado, intenso y caprichoso. ¿Estas características tienen que ver con su personalidad?

-Sí, bueno, tiene que ver en cuanto a atrevido, en cuanto a que soy muy directa a la hora de decir las cosas. Sí, me parece que tiene que ver mucho con mi personalidad...

-¿Cómo se fragua esa personalidad? Me refiero a la artística. ¿Sobre qué bases se asienta?

-Pues además del poquito de suerte que siempre hay que tener, hay que ser perseverante. Yo tenía claro que me quería dedicar a la música y me fui a vivir a Madrid con las ideas muy claras. Empecé a tocar por los locales de música en directo hasta que, de pronto, me empezaron a ver de discográficas. Creo que cuando tienes una meta hay que lucharla de todas todas y tener muy presente el amor a la música pura y dura, que no te conviertan en industria. También los directos son una buena base. Yo disfruto mucho con ellos, no es que no me guste el estudio, que también, pero me gusta mucho el contacto con el público. Además el público que me sigue es muy fiel. Mi carrera ha sido mucho de boca a boca y el público que se crea ahí es más lento en volumen pero más fiel a lo largo del tiempo. Pero sigo aprendiendo y siempre pensando en maneras de mejorar. Creo que, más o menos, ésas son las bases (ríe)

-Está llevando a cabo una gira por teatros, ¿echa de menos el ambiente de las salas?

-La magia del teatro es brutal. Con esta gira he conocido ese sentimiento, ese veneno, esa adicción que te crea el teatro y es muy fuerte ese silencio. Pero me apetece la sala, que también hemos hecho este año alguna que otra, por el bullicio y que la gente esté tranquilamente con su copa escuchando música también tiene un punto muy bueno, sobre todo, porque el público de ese tipo de salas de música en directo sabe a lo que va y aunque estén relajados van a escuchar al que está encima del escenario. En fin, que cada escenario tiene su encanto.

-¿Qué le aportó la época del Búho Real, en Madrid?

-El Búho Real se convirtió en mi campamento base. Allí ha sido donde yo me he formado prácticamente y allí he vivido momentos muy bonitos, inolvidables. Es muy bonito cuando empiezas a cantar para diez personas y, después de un tiempo, te encuentras con que se queda gente fuera y que, además, la gente que está dentro corea tus canciones. Eso es enorme.

-Y desde entonces hasta ahora, ¿en qué ha cambiado ?

-En todos los aspectos noto una evolución. Yo sigo siendo la misma, sigo conservando a mis mismos amigos, aunque se han ampliado, pero, eso, que sigo siendo la misma. Sigo muy ilusionada con mi carrera, con todos los momentos que estoy viviendo y con muchas ganas de seguir experimentando sensaciones nuevas.

-Y en cuanto al concierto de mañana (por hoy)...

-Bueno... No te imaginas... Estoy emocionadísima.

-... ¿Y eso?

-Este concierto es uno de los que más me emociona... Bueno, lo llevo diciendo desde que me enteré que cantaba en el Falla porque yo siempre he visto el Teatro Falla en televisión con los carnavales y, de pronto, verme yo en ese escenario... Verás cuando llegue la prueba de sonido... Me voy a emocionar seguro... Estoy emocionada ya y todavía no ha llegado. Es que además el público gaditano es muy especial. Recuerdo que la primera vez que canté allí fue en la Central Lechera y ya ahí sentía ese calor, la gente buenísima, muy cálida, muy especial.

-¿Qué le pide al público para este concierto? ¿Qué desea usted?

-Yo espero que la gente mañana (por hoy) cuando sean las once de la noche y se vayan cada uno a su casa o a tomarse algo o a donde quiera que vayan que partan con una sensación buena, con la sensación de que ha sido una noche, sino inolvidable, especial.

-¿Donde pone el punto de mira cuando compone?

-Me baso en el día a día, en cosas cotidianas que nos pueden pasar a cualquiera y cosas que observo, algunas me han pasado a mí, otras a gente que tengo muy cerca, incluso en películas o libros...

-De hecho, ha dicho en alguna ocasión que canta lo que le pellizca.

-Así es, lo que me pone el vello de punta. Todo lo que hace que me estremezca termina, más tarde o más temprano, en una canción. Pero, vaya, sin cursilerías (ríe).

-¿Prefiere escribir para usted o para otros?

-Pues en paralelo. He tenido la suerte que la gente que ha cantado mis canciones han sido artistas que he admirado, y admiro, a día de hoy y voces que transmiten muchísimo, gente con carreras sólidas como Pastora Soler y otros con carreras que, a priori, son muy fructíferas como India Martínez a la que le he escrito para su próximo disco.

-¿Qué espera de la música?

-Que me siga permitiendo vivir, que me permita seguir aprendiendo y que la gente siga emocionándose con mis canciones.

-Hábleme de sus proyectos inmediatos. ¿Nuevo disco, quizás?

-Sí, estoy grabando ya el tercer disco, en Madrid y creo que por allí haremos algo, no sé si en Chiclana, creo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios