Cultura

Del Toro triunfa en Venecia con una película de fantasía, política y amor

  • 'La forma del agua', la última película del director mexicano, recibió una gran acogida

Richard Jenkins, Octavia Spencer, Sally Hawkins y Guillermo del Toro.

Richard Jenkins, Octavia Spencer, Sally Hawkins y Guillermo del Toro. / efe

"La fantasía es un género muy político. Solo hay que pensar que nuestro primer acto político es elegir el amor sobre el miedo". Así de rotundo se mostró ayer Guillermo del Toro en la presentación de su nueva película, La forma del agua, una preciosa historia de amor que recibió una gran acogida en la Mostra de Venecia. Una gran y largo aplauso marcó la entrada de Del Toro y su equipo a la sala de prensa del Festival de Venecia, donde el cineasta mexicano compite por primera vez con una particular revisión de los cuentos de hadas de su infancia a los que ha añadido una buena dosis de crítica y de política.

Y eso es lo que cuenta su película, una historia de amor que se sobrepone a cualquier otra consideración. El de Eliza, una limpiadora muda, que trabaja en una sede de investigación del gobierno de Estados Unidos en 1962, con un monstruo marino, un "ente" como le gusta llamarlo a Del Toro.

"Es una película del 62 pero es de hoy. Cuando ahora América habla de ser una América grande de nuevo es como regresar al 62. El racismo, el sexismo o el clasismo, muchos problemas a los que nos enfrentamos hoy, eran los mismos hasta que Kennedy fue disparado y Camelot acabó", explicó.

Tanto entonces como ahora era solo una buena época para un cierto tipo de personas. "Soy mexicano y sé lo que es ser visto como 'el otro'", afirmó Del Toro, que quiso que esa "otredad" estuviera en la película representada por la criatura, que es alguien o algo diferente en función de cómo la miran. Especialmente en el caso del 'malo' de la historia, un agente interpretado por Michael Shannon, con una gran arrogancia que demuestra que "el 62 es como hoy, elegir miedo en lugar de amor es un desastre".

Pero pese a las dosis de fantasía, el cineasta ha querido darle un toque muy realista al filme con una protagonista que es una mujer normal "que se masturba y hace el desayuno" y que tiene relaciones sexuales con el monstruo, no es algo platónico, precisó en la rueda de prensa ante las risas de la actriz que la interpreta, la británica Sally Hawkins.

Del Toro escribió el guion pensando en ella y le ofreció el papel antes incluso de empezar el proceso, coincidiendo con una época en la que Hawkins estaba pensando en la historia de una mujer que no sabía que era una sirena.

"Fue una sincronización, algo muy raro, a veces pasa algo especial como esto", señaló Hawkins, que se deshizo en elogios con el director, al igual que Octavia Spencer, que interpreta a una compañera de Eliza, y que aseguró que si Guillermo del Toro la hubiera pedido hacer de escritorio, lo hubiera hecho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios