Cultura

Toda la redondez del mundo

  • El Archivo de Indias exhibe una carta que Elcano escribió a Carlos V desde Sanlúcar en la que detallaba los "trabajos y sudores" de su expedición

Comentarios 1

"Mas sabrá su Alta Majestad lo que en más avemos de estimar y temer es que hemos descubierto e redondeado toda la redondeza del mundo, yendo por el occidente e veniendo por el oriente". Es el 6 de septiembre de 1522 y Juan Sebastián Elcano acaba de culminar junto con los otros 17 supervivientes, de los 243 que partieron de la expedición tres años antes, una de las mayores hazañas de la Historia: la primera vuelta al mundo. El capitán de la Nao Victoria, la única que ha logrado regresar de las cinco que partieron de Sevilla, escribe a Carlos V y detalla los padecimientos de una travesía heroica -describe "los muchos trabajos e sudores e hambre e sed e frío e calor que esta gente ha pasado en tu servicio"- y señala al monarca la proeza de haber demostrado la redondez de la Tierra. Una copia de esa misiva se puede contemplar desde ahora en el Archivo de Indias, gracias a la exposición Primus Circumdedisti Me, que reconstruye a partir de documentos el viaje que emprendió la llamada Armada de la Especiería y que entre otros hallazgos descubrió el Estrecho de Magallanes.

Con esta muestra, organizada por la Fundación Nao Victoria y el Archivo de Indias, se celebra la llegada de un documento de enorme valor, adquirido el pasado julio por el Ministerio de Cultura y que forma parte de la histórica institución sevillana desde el mes de octubre. "Desconocemos que otro archivo en España custodie otra copia de esta carta", afirma María Antonia Colomar, subdirectora general del Archivo de Indias y comisaria de esta cita. La copia de la carta -el paradero del original se desconoce-, que se completa con un texto anónimo que versaba sobre la conveniencia de establecer una Casa de Contratación en La Coruña "porque era más fácil ir a Oriente desde allí que desde Sevilla", se exhibe junto a dos semicilindros que reproducen el mapa terráqueo y que reflejan el impacto que la vuelta al mundo tuvo en la cartografía del momento: el interés por las islas Molucas (la actual Indonesia) causó recelo en la Corona portuguesa y puso en peligro la armonía que había favorecido el Tratado de Tordesillas.

Primus Circumdedisti Me (Fuiste el primero en rodearme), la leyenda del escudo con el que Carlos V agradeció la gesta a Elcano, reconstruye minuciosamente una odisea que atravesó tres océanos y cerca de 32.000 millas a través de 28 objetos, una selección que incluye "originales -precisa Colomar- pero también facsímiles". La circunstancia de que la Corona española promoviera la expedición encabezada inicialmente por Magallanes -que moriría en abril de 1521 en Mactán, Filipinas- origina que exista un abundante material sobre este hito de la navegación en el Archivo de Indias.

Entre las piezas que apreciará el visitante a la exposición se encuentran la capitulación por la que el rey contrata a Magallanes para abrir una ruta que permitiría lucrarse con las especias, los derroteros en los que Francisco de Albo y Antonio de Pigafetta -autor éste de unas soberbias ilustraciones en su diario- van registrando los episodios del trayecto o la instrucción que pormenoriza, en una treintena de puntos, las órdenes que deben cumplir los navegantes, un texto en el que se concretan desde los códigos con los que se comunican los barcos de noche hasta el modo en que hay que comportarse con los indígenas. Primus Circumdedisti Me informa igualmente del destino de las embarcaciones que afrontaron la aventura: la Nao Santiago encallaría contra unos bajos en el Río Santa Cruz, los tripulantes de la San Antonio desertarían, la Concepción sería quemada por los españoles debido a la pérdida de hombres que pudiesen comandarla, y la Trinidad se hundió en las Molucas tras el deterioro que le habían producido los grandes temporales que había sufrido en su camino.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios