Cultura

Santa María abrió sus puertas a toda la ciudad con una noche flamenca

  • La primera de estas especiales citas en el barrio gaditano resultó un éxito

A las diez menos cuarto todo el que pasaba miraba al escenario vacío y a la gente que esperaba. Unas cien personas: gente del barrio, sobre todo, familias, niños jugando, señoras expectantes en sus balcones y alguna pareja extranjera. Los que mientras tanto tomaban unas tapas o una cerveza por los bares de la calle Plocia, empezaban a notar que, casualmente, habían elegido el lugar perfecto.

El ambiente familiar empezó a recibir a una gran cantidad de forasteros y gente joven que llenaron la calle esperando a que diera comienzo la primera de las Noches Flamencas en Santa María, una iniciativa que ha sido organizada por la Asociación de Vecinos Tres Torres y por la Organización de Comerciantes de Santa María.

Las viejas piedras de la calle Plocia se fueron tapando poco a poco por las suelas de todo aquél que pasaba, que no dudaba en unirse al resto frente al tablao, donde enseguida Pepi la de Ignacio se santiguó antes de tomar asiento y saludar al público mostrándose "encantadísima en este barrio que quita el sentío". Su actuación calentó el motor del público que, tras el último pase de Pepi -la cantaora se puso en pie-, ya estaba preparado para la fuerza de lo que vendría después.

Directamente a ritmo de rumba arrancó Leo la Terremoto con su grupo. Una caja, una guitarra y tres voces que, unidas a la suya, añadieron la sal que le faltaba anoche al ambiente de Plocia, para que al fin el barrio se fundiera con sus visitantes foráneos.

Las figuras más jóvenes del grupo fueron el último empujón para animar a las palmas y los gritos: una masculina al más puro estilo soulero del conocido Pitingo y otra femenina que le dio un giro dulce a la sesión. El sexteto ofreció más que un espectáculo, sobre todo por la forma de intercalar en su repertorio temas tan conocidos como Aire, de José Mercé, o incluso un trozo del entrañable Cochecito Leré.

Como asegura José María Caro, gerente de la Organización de Comerciantes, el público tuvo bastante participación con las actuaciones de Pepi la de Ignacio, "muy conocida tanto en el barrio como en la ciudad", y con Leo la Terremoto y su grupo que "hicieron reír al público con su buen humor". La organización al completo está muy contenta con el resultado de anoche, y esperan de las dos citas que quedan, igual o mejor resultado.

Esta noche, el encuentro tendrá lugar en la calle Sopranis con las actuaciones de Juan Romero y Niño de la Leo, y el grupo Kuki Santiago con Paco Reyes y Raúl Gálvez al cante. Todos los artistas están muy entusiasmados, sobre todo en relación al lugar en que se realizará concierto, ya que no resulta habitual al ser una calle tan estrecha. Sin duda será de nuevo una velada muy especial.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios