Cultura

La Santa Cueva acoge mañana el concierto de 'Las siete palabras'

El ciclo Música en Cuaresma, organizado por la delegación de Cultura del Ayuntamiento de Cádiz, concluye hoy con una cita tradicional: el concierto de Las siete palabras de Cristo en la Cruz, de Joseph Haydn, en el oratorio de la Santa Cueva, el escenario para el que fue creada la composición. En esta ocasión, los encargados de evocar la pieza de Franz Joseph Haydn serán los componentes del Cuarteto Clásico de Sevilla. El concierto comenzará a las doce de la mañana. La entrada es libre hasta completar aforo.

Integrado por instrumentistas de larga experiencia y reconocido prestigio, el Cuarteto Clásico de Sevilla está integrado por Valentín Sánchez, José Manuel García, Alejandro Garrido e Ivo Cortés.

A lo largo de su carrera musical han formado parte de numerosas agrupaciones camerísticas y orquestales, con las que han ofrecido conciertos tanto a nivel nacional como internacional. Pueden destacarse la Orquesta Barroca de Sevilla, la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, la Orquesta Filarmónica de Málaga o la Orquesta Manuel de Falla de Cádiz, entre otras. Con ellas han participado en festivales de la importancia de Granada, Santander, Mozart de La Coruña, Música Antigua de Barcelona, Música Sacra de Zamora y Música religiosa de Cuenca.

Así mismo, ofrecen diferentes cursos de especialización orientados hacia la formación de futuros intérpretes, colaborando en diferentes proyectos de carácter pedagógicos como la Orquesta Joven de Andalucía, la Joven Orquesta Barroca de Sevilla, la Orquesta Barroca del Conservatorio Superior de Sevilla y la Joven Orquesta Barroca de Andalucía. Sus interpretaciones se sustentan en el respeto más absoluto hacia la obra y su autor así como en intentar comunicar el mensaje de la misma de la manera más clara oyente. Estos preceptos hacen de sus conciertos un momento único de expresividad y comunicación.

Las siete palabras de Cristo en la Cruz fue compuesta por Franz Joseph Haydn por encargo del sacerdote José Sáenz de Santamaría, marqués de Valde-Íñigo, a finales del siglo XVIII. En 1783 el sacerdote inauguró la Santa Cueva y quiso engrandecer el templo con una pieza musical que acompañara la predicación de las siete últimas palabras de Cristo en la mañana del Viernes Santo. Así nacía una partitura que sigue interpretándose cada Semana Santa en el oratorio gaditano y que recuerda una de las épocas de mayor esplendor de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios