Cultura

Sabio organigrama estructural

Existen una serie de artistas que, desde muy jóvenes, desde que comienzan su andadura creativa, anuncian su alto grado de artista. Garikoitz Cuevas comenzó su carrera dejando constancia de que estaba en posesión de un alto estamento pictórico que, poco a poco, fue adquiriendo el valor supremo de un lenguaje personal y único que establecía muchas diferencias con los pintores de su generación.

La pintura de este sanluqueño, que junto a Paco Pérez Valencia, forman la pareja artística de más trascendencia que ha salido de la población sanluqueña, nos convence de principio a fin. Por un lado nos hace partícipes de los máximos postulados de una materialidad a la que él impone un particular desarrollo y formula un ideario estético donde lo abstracto plantea sus esenciales discursos ajenos a la representación.

Garikoitz Cuevas se presenta en su galería barcelonesa -una galería de prestigio dentro del circuito artístico nacional y con una posición de trascendencia en este complejo universo expositivo - con un buen conjunto de obras donde el entramado compositivo tan personal del pintor vuelve a envolvernos en su tupida retícula de cromáticas manifestaciones, que a modo de rompecabezas o puzzle colorista, se entrevén unas posiciones pseudoautomáticas por donde circulan los vientos de un expresionismo formal poderoso y lleno de contundencia gestual.

Garikoitz Cuevas, que ha superado el estamento de artista emergente para asumir la dimensión de pintor de confianza que patrocina una realidad sin vuelta de hoja, vuelve a conducirnos por su intransferible lenguaje matérico, por su organigrama estructural de pequeñas formas que argumentan un estadio abstracto superior; nos sitúa en ese sistema único donde una sinfonía plástica invade una escena llena de máxima potestad artística.

El pintor de Sanlúcar vuelve a exponer en una galería foránea. Nosotros, aquí, lo seguimos echando de menos y necesitamos mucho más que sus mínimas comparecencias en colectivas que, por mucho que supongan, sólo nos plantean un mínimo de su máximo registro artístico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios