Nuevo escándalo en torno a la entidad

La SGAE acusa a Alejandro Sanz, Joaquín Sabina y Pau Donés de fraude fiscal

  • La entidad ha denunciado ante la Fiscalía una supuesta trama de evasión de impuestos por un importe de 70 millones de euros

  • Los artistas aludidos lamentan la "puñalada trapera" del "nido de ladrones" en que se ha convertido la sociedad y piden que el Gobierno la intervenga

Joaquín Sabina, Alejandro Sanz y Pau Donés, tres de los artistas denunciados. Joaquín Sabina, Alejandro Sanz y Pau Donés, tres de los artistas denunciados.

Joaquín Sabina, Alejandro Sanz y Pau Donés, tres de los artistas denunciados. / Efe

Comentarios 8

La SGAE ha denunciado ante la fiscalía provincial de Madrid un presunto fraude fiscal de evasión de impuestos cometido por algunos de sus socios, la mayoría personas jurídicas (editoriales musicales), así como a Joaquín Sabina, confirmaron fuentes jurídicas.

La denuncia fue presentada el pasado miércoles, según un comunicado de la SGAE, que actuó movida por "unanimidad del Consejo de Dirección", presidido por José Ángel Hevia, y con el objetivo de "salvaguardar" sus "intereses" tras haber tenido conocimiento de "supuestas irregularidades que afectan a personas jurídicas que son socias", aunque la entidad no ha concretado ni su contenido ni contra quién va dirigida.

Según consta en la demanda, a la que tuvo acceso El Mundo, la denuncia afecta además de a Sabina a otros colegas, entre ellos Alejandro Sanz y Pau Donés (Jarabe de Palo). Según el citado diario, estos y otros cantantes se habrían ahorrado 70 millones de euros en el pago de impuestos al cobrar derechos de autor no como personas físicas sino a través de sociedades "sin personalidad jurídica propia", controladas por las multinacionales que editaban sus obras, "con Warner a la cabeza".

José Navarro, representante de Sabina, ha atribuido esta denuncia a "una lucha de poder interna" en la SGAE y consideró que se trata de una "puñalada trapera" del presidente de la entidad, el gaitero José Ángel Hevia. "Esa casa se ha convertido en un nido de ladrones. Que la intervenga el Gobierno de una vez por todas", ha bramado el representante del cantautor.

Por su parte, Pau Donés, otro de los artistas a los que presuntamente afecta la denuncia, se ha mostrado este viernes "estupefacto" en una carta en la que señala que el uso de sociedades para el cobro de derechos de autor denunciado por la SGAE lo "sugirió, aprobó, consensuó y practica desde hace más de 20 años" dicha entidad.

"Es un sistema de gestión y cobro de derechos de autor instrumentado y consensuado por la propia SGAE, editoriales y artistas, en total conformidad con los reglamentos que regían y rigen la entidad y en ningún caso fuera de la más absoluta legalidad fiscal", ha defendido Donés, quien ha insistido en que, al hablar de artistas, se refiere a "la gran mayoría" de ellos "y no sólo de los que aparecerán estos días en los titulares de los medios de comunicación".

En su carta, Donés acusa a la dirección de la SGAE de "volver a meter la pata, esta vez atacando a sus propios socios", y alude a los problemas de la entidad, con "dos juntas corruptas en manos de las televisiones privadas" que la habrían "expoliado" a través de la práctica delictiva conocida como la rueda. Donés recuerdó además que la actual junta de la sociedad de gestión de derechos de autor, liderada por "el señor Hevia y sus secuaces", fue elegida sólo "por el 0,7% de los socios".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios