Cultura

De Rusia a la URSS

  • Recorrido por los tipos y paisajes dela Rusia Soviética nueve años después del triunfo de la Revolución

En el otoño de 1926 el Frankfurter Zeitung (aún no era Allgemeine) envió a Joseph Roth (Brody, 1894 - París, 1939) a la Rusia soviética para que, durante un largo viaje, desde Leningrado hasta Bakú a lo largo de más de cuatro meses, contara a sus lectores cómo era el Estado soviético surgido de la Revolución de Octubre. Conviene situarse: Roth viaja cuando Lenin ya ha muerto y Stalin aún no ha eliminado a sus rivales, cuando la Revolución cumple nueve años y todavía es la esperanza de los maltratados rusos y de buena parte de la intelectualidad occidental ("esperanza" que a muchos de estos intelectuales les duraría ¡cuarenta! años más, hasta que llegó Castro y la renovó con la Revolución cubana). Viaja a una Rusia que formalmente ya es la Unión Soviética pero que sigue siendo la Rusia pobre y triste que tan bien contó su literatura decimonónica.

Joseph Roth visita muchos lugares y conoce a muchas personas. Hace balance de la situación de la mujer, cómo ha cambiado con la revolución, incluso se atreve a vaticinar qué puede traer este cambio. Analiza la vida de los judíos y el antisemitismo no extinguido pese a los nuevos aires. Habla del nuevo modo de organización en fábricas y tajos. De las escuelas y los nuevos planes de estudios, que ponen en crisis el concepto de autoridad y fijan su interés en los resultados rápidos, cuantificables. De las consecuencias aún palpables de la guerra civil. De la desaparición de la vida religiosa del mundo oficial, lo que, paradójicamente, trajo un breve reverdecimiento de algunas confesiones. Del surgimiento, pese a su supuesta aniquilación, de una nueva "burguesía": la afín al Partido, al poder. El perfil que traza es el de un país que, pese al ímpetu de transformación mantenido por el impulso revolucionario, sigue siendo triste, depauperado, pesimista, quizá porque empezaba a intuir que la Revolución sólo había cambiado el collar, no el perro, quizá porque finalmente ese sea su carácter.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios