Cultura

Rosa Regás gana el premio Biblioteca Breve

  • La escritora obtiene el galardón por 'Música de cámara', novela que narra la historia de un amor truncado entre una mujer de familia republicana y un joven de clase alta en la posguerra barcelonesa.

Rosa Regás ganó este lunes el Premio Biblioteca Breve 2013, que convoca la editorial Seix Barral con una dotación de 30.000 euros, con Música de cámara, novela en la que narra la historia de un amor truncado entre una mujer de herencia republicana y un joven de clase alta en la posguerra barcelonesa. La editora Elena Ramírez señaló que el jurado decidió premiarla por unanimidad, porque "denota un excelente oficio en la elaboración del personaje femenino protagonista (Arcadia) y de las diversas voces que lo acompañan", a la vez que logra "una extraordinaria" recreación de la atmósfera de la posguerra. En el relato, Regás también cuestiona de forma "implacable y sobrecogedora a la sociedad catalana burguesa de la época y las ambigüedades y claudicaciones de la Transición".

Muy emocionada, la escritora quiso, antes de adentrarse en la novela, rememorar el tiempo que estuvo trabajando en Seix Barral, entre 1964 y 1970, y todo lo que aprendió de Carlos Barral, a pesar de que "aquella historia tuvo un tropiezo importante por la injusticia del poder contra la inteligencia". Sin embargo, prosiguió, "el tiempo pasa y las heridas se curan", y subrayó que no sería la persona que es hoy, ni tendría el compromiso que tiene si no hubiera conocido a Barral. En este sentido, comentó que incluso llegó a esconderse detrás de una puerta para poder "oír hablar a Carlos y a los que le visitaban", personas como José Manuel Caballero Bonald, Jaime Gil de Biedma o Gabriel Ferrater, de los que aprendió "lo que es la buena literatura y el criterio".

Respecto de la novela, Música de cámara, dijo que quería contar la peripecia vital de un hombre educado en el "fascismo más absoluto", durante la dictadura de Franco, y que evoluciona con el tiempo "por las experiencias que tiene, por los amores que tiene, por las apetencias de justicia que le quedan, a pesar de pertenecer a una familia facha". En contraposición a él, aparece el personaje de Arcadia, una mujer educada en los valores de la República, que dice no está basado en su vida, aunque sí incluye en el relato dos anécdotas personales que vivió en primera persona.

Durante su intervención, Regás no desaprovechó para cargar contra el actual momento y para opinar que en España no se ha hecho "borrón y cuenta nueva". "Aquí no ha pasado nada, el poder ha quedado en las manos de los mismos durante décadas y décadas, por lo que nuestra recuperación es mucho más difícil", apostilló. A su juicio, todo sigue igual porque "no tenemos conciencia de las injusticias de las que hemos sido objeto. La memoria es fundamental para no comulgar con ruedas de molino", sostuvo. Asimismo, consideró que ha llegado "el momento del cambio, de la regeneración", por parte de toda la sociedad, se sea intelectual, artista o albañil.

Rosa Regás cree que "un país que funcione bien tiene que hacer bien su trabajo, desde el que escribe un libro al albañil o el que fabrica las cocinas económicas". "Que la podredumbre y la corrupción no llegue a todo, que llegue lo menos posible y que nos paguen bien a todos para que podamos tener una vida digna", consignó.

Nacida en Barcelona en 1933, Regás cuenta con una larga trayectoria literaria con varios premios en su haber como el Nadal por Azul, el Ciudad de Barcelona por Luna Lunera y el Planeta por La canción de Dorotea. El jurado de esta edición estaba integrado por José Manuel Caballero Bonald, Pere Gimferrer, José María Guelbenzu, Elena Ramírez y Clara Usón. El hecho de permitir la participación vía correo electrónico y de que hubiera novelas escritas en cualquiera de las lenguas oficiales del Estado, siempre y cuando se presentaran traducidas al castellano, ha provocado que la participación pasara de los 365 originales de 2011 a los 1.086 de este año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios