Cultura

Referencias existenciales

Es José Pérez Olivares un pintor y poeta cubano que dejó la isla caribeña para establecerse en España. Tanto en una como en otra faceta artística su intención creativa pasa por un acercamiento a una humanidad a la que extrae sus múltiples circunstancias. Humanidad que deja entrever sus infinitas realidades, aquellas intrínsecas a su propia posición y aquellas otras que influyen en su controvertida existencia.

La exposición en la galería gaditana insiste en ese planteamiento donde lo humano hace resurgir su naturaleza, aquella que se surte de muchas luces y muchas más sombras, que bebe las fuentes de una sociedad que cuestiona esa naturaleza, que le impone unas situaciones restrictivas para sus propios argumentos y que alimenta los muchos registros desvirtuantes de esa humanidad en claro proceso de descomposición.

En la obra de Pérez Olivares nos encontramos con un análisis introspectivo de las actitudes de lo humano, esas que manifiestan desarrollos y desenlaces muy a contracorriente; una humanidad que muestra fantasmas, que se deja llevar por numerosas acciones que interfieren en su habitual proceso y que cohabita con especímenes de su misma especie dispuestos a generar dudas, episodios mediatos a la propia realidad que no son sino argumentos contrarios a los esquemas de lo real.

La pintura que Fali Benot nos ofrece en su galería puede considerarse de un género mágico social. Los más desfavorecidos, ahora, con el problema de inmigración y de los refugiados tan latente en las conciencias de un mundo que, no obstante, permanece de espaldas a la descarnada situación, encuentran acomodo en la poderosa escenografía creada por el pintor cubano. El problema es afrontado con una argumentación especialísima, aludiendo a títulos de películas, a míticos personajes literarios o, incluso, a nombres de autores de vital importancia en la Historia del Arte. Así su espacio escénico hace alusión a Quo Vadis, a Dick Tracy, a Robin Hood o al mismísimo Chagall, referencias a una ficción que en la obra de Pérez Olivares se yuxtapone a una realidad descarnada, manipulada por la fortaleza de un color vibrante, especial y de contundente plasticidad.

Los personajes de las obras que encontramos en la galería de Ramón de Carranza se estructuran en grandes pinceladas conformadoras, con rasgos poderosamente definidos que los acercan a los sistemas ilustrativos del cómic o a las disposiciones representativas de un expresionismo marginal que Pérez Olivares hace personal y lleno de solvencia pictórica.

Cuestionamiento de la sociedad, humanidad sujeta a la provisionalidad de una existencia poco justa, escenario donde actúan los menos favorecidos, coloristas situaciones de personajes mediatos, son algunos planteamientos de esta pintura que, sobre todo, no deja indiferente y que trata a la sociedad actual desde una nueva visión.

José Pérez Olivares, un artista que plantea la pintura como una cromática metáfora de la existencia.

JOSÉ PÉREZ OLIVARES Galería BENOT CÁDIZ

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios