Cultura

'De Pontis': romanos y humor online

  • El actor olvereño Jerónimo Salas es uno de los protagonistas en 'De Pontis', una 'webserie' que mezcla el humor de los Python y Berlanga En su estreno registró 37.000 visionados

Las series online son ya una realidad en todo el mundo y aunque en España todavía no existe una plataforma que dé salida a este producto audiovisual, de un tiempo a aquí son muchos los directores y guionistas que no se han conformado con el "no" de las grandes cadenas y se han lanzado a la aventura de ofrecer sus películas y series en Internet, por diversos canales, y de forma tanto gratuita como de pago.

De Pontis es un claro ejemplo, entre muchos otros, de como un trabajo bien hecho puede dar sus frutos sin depender de la televisión. En su primer fin de semana de emisión, la serie de romanos ha conseguido un total de 37.000 visitas. "No esperábamos este recibimiento. Esperas que vaya lo mejor posible y tienes esperanzas para que todo el mundo la vea pero 37.000 visitas en dos días es una barbaridad", afirma Jerónimo Salas, actor gaditano nacido en Olvera y protagonista de la serie.

La primera temporada de De Pontis consta de 3 capítulos de 20 minutos aproximadamente y está basada en la historia de una guarnición romana destinada a vigilar un puente ubicado en los límites del imperio. Con un toque de humor 'chanante', esta serie se perfila como una de las revelaciones tras el fin de la ya famosa y consagrada serie Malviviendo. "Fue de los rodajes más divertidos en los que he estado. Me reí más rodándola de lo que puedes reírte viéndola", comenta Jerónimo Salas.

El actor olvereño interpreta a Machoreti un soldado algo violento y medio loco que da un toque de surrealismo a la serie. "El papel estaba pensado para alguien que no era como yo: un tío grande, una máquina de guerra, alguien fuerte... y cuando me lo dieron a mí lo jugué por el loco, el que se ha quedado zumbao de tanto guerrear. Lo interpreté por ahí porque sino para mí no tenía demasiado sentido, mis compañeros eran más altos y fuertes que yo". Para él esta webserie es diferente a las demás porque "solo por el formato y la propuesta llama la atención: una de romanos a lo Monty Python para ver por internet . Creo que es la primera de este estilo", comenta. Aunque la serie "no está tan ambientada como las de la tele, pero tiene una producción que va más allá que dos chavales sentados en un sofá". Las cifras son favorables y las visitas aumentan pero en nuestro país "hay que ingeniárselas muchísimo para sobrevivir de esto. No es el formato del futuro sino el del presente. Económicamente hay que jugar mucho para encontrar la forma para poder ganarte la vida de esto. Yo como actor no vivo de webseries, sino también de cine, teatro, publicidad,... de todo, porque sino es jodido. Son pocas las webseries que están bien remuneradas. Es el camino a seguir, pero en España está por definir para que sea econónomicamente rentable" argumenta.

Jerónimo Salas tiene el honor de pertenecer al elenco de actores que protagonizaron la primera webserie que fue emitida, no sólo online, sino también en televisión: Eva y sus kolegas se grabó para Neox, y aunque es difícil, él confía "en que algún día vea a De Pontis en antena. Eva y sus kolegas se grabó con más medios para que pudiera emitirse, ya con financiación de Neox, pero De Pontis ya está hecha para verse en televisión directamente sin que tenga que volver a grabarse". Además, este año entró en la lista de candidatos al Goya al Mejor Actor de Reparto por su participación en la película 'Un dios prohibido', aunque finalmente no consiguió la candidatura. "No estuve nominado pero estar en una misma lista que los grandes del cine español fue un subidón. Son personas a las que admiro y aspiro a ser tan bueno como ellos algún día", afirma.

Aunque la webserie sea uno de los formatos en los que más ha trabajado, este actor tiene una larga trayectoria en cortos, películas y, por supuesto, encima de las tablas. Comenzó con la compañía de teatro de su pueblo y para él "fue una válvula de escape. Me permitió viajar representando mis obras con el Traspunte Teatro, de Olvera, y conocer gente con los mismos intereses que yo. También me ayudó a nivel social. Yo era muy tímido, casi autista, y de ahí a verme interpretando ante desconocidos en la plaza de un pueblo vecino fue un gran paso. Fue como una cura, el teatro de alguna forma también me salvó". Y desde entonces no ha parado: "Tengo pendiente el estreno de dos webseries. En septiembre vuelvo con un microteatro y con un proyecto de cine, del que no puedo decir mucho más, entre otros proyectos de formato más largo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios