Artes escénicas Un Paseo de verano muy diferente

  • Alas Circo Teatro da la bienvenida en Cádiz a la Fiesta del Circo Contemporáneo ¡Alehop!

  • Un total de 14 compañías actuarán a lo largo de la ciudad

Otra tarde de verano. De un verano bastante peculiar climatológicamente hablando. Playa, calor intenso, sol de justicia, de vez en cuando una brisa que anunciaba cambio de vientos. Terrazas llenas, mareas oceánicas que lamen la arena, mareas humanas que vuelven tras la jornada a casa cargadas de avíos veraniegos. Y el Paseo Marítimo como testigo. Otra tarde de verano hasta que llega el circo a Cádiz.

Y no falla. Cualquiera que sea su formato, el circo trae el Levante a esta tierra o viceversa. Nunca lo sabremos. Lo que sí se intuía ayer tarde desde la calle Caracolas hasta la Glorieta Ingeniero La Cierva es que el Paseo no iba a ser el mismo de siempre. Un Paseo peatonalizado que ayudó sin duda a que Alas Circo Teatro y su fantástico -en apariencia y contenido- pasacalles de hora y media hiciera las delicias de todos los que quisieron acercarse a disfrutar del espectáculo. Un recorrido que sirvió como pistoletazo de salida a la Fiesta del Circo Contemporáneo ¡Alehop!, una cita cultural peculiar y pocas veces vista en la ciudad con una variada programación de actuaciones que se van a desarrollar hasta el domingo en diversos enclaves, con un equilibrio entre el centro histórico y extramuros.

Un Paseo distinto, casi una procesión que tenía por séquito a la ciudad de Cádiz, a ras de suelo y desde las ventanas y terrazas de los edificios. Móvil en mano la mayoría para captar a la troupe de equilibristas, malabaristas y, en definitiva, gimnastas de las artes escénicas que dejaron boquiabierto a más de uno y entusiasmaron a la multitud. Personajes oníricos, fantasía y un punto roquero en la voz del maestro de ceremonias, que demostró tener unas cuerdas vocales a prueba de circo. También hombres y mujeres pájaro o jirafa, saltimbanquis, diábolos, aros, mazas, bicicletas, extravagantes ropajes, color, riffs de guitarra y ensoñación en los cuerpos y habilidades de catorce artistas. Un preludio ciertamente prometedor para todo lo que está por verse en Cádiz durante el festival.

Un total de 15 actuaciones de 14 compañías de toda España, de las que la mitad tienen origen andaluz. “Todas tienen más o menos la misma idiosincrasia, aunque el circo andaluz suele tener una base más teatral que en otros lugares como Barcelona. Está claro que donde hay más circo, hay más variedad de propuestas y también más riesgo”, según explicaba ayer el coordinador y promotor de la cita, Gonzalo Andino mientras seguía con atención el desarrollo de un pasacalles que pilló a niños degustando sus helados preferidos o a familias sentadas ya a cenar a lo largo y ancho de su generoso recorrido.

¡Alehop! quiere reivindicar el importante papel del circo dentro de las artes escénicas. “Está creciendo cada vez más en España y Europa. Y en Andalucía, como nunca. Es la región que tiene más compañías consolidadas tras Cataluña y se está programando mucho, tanto en teatros como en la calle”, afirmaba Andino. Como ejemplo, Alas Circo Teatro “tiene tres espectáculos en gira y solo este verano 40 funciones”.

Con su pasacalles gaditano, el público pudo matizar esa extendida idea de que “el circo es solamente una cosa o solo trapecio, niños y animales. El circo tiende a gustar a todo el mundo porque utiliza un lenguaje universal, muestra a la gente lo extraordinario, el riesgo y la técnica. Lo que no todo el mundo es capaz de hacer”. Unas palabras del promotor que quedaron constatadas en la tarde de ayer por el conjunto de artistas que, con apenas tres paradas parciales en las calles Nereidas, Neptuno y Virgen de las Angustias para desarrollar algo más sus distintas disciplinas, abrieron el Paseo Marítimo a otro tipo de oferta veraniega.

A la caída del sol, Alas Circo se despidió de su entregada comparsa de gaditanos y visitantes al grito de “Larga vida al rock”. El circo continuó más tarde en la Glorieta Ingeniero La Cierva con los espectáculos de Vol’E Temps y Cía. Nueveuno. Una tarde como otra. Un Paseo muy diferente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios