El Tiempo Así se ve Sanlúcar a vista de dron tras la sorprendente granizada

Cultura

Paco Algora presenta su nueva obra teatral 'Con la soga al cuello'

  • El texto es una tragicomedia futurista que presenta una visión fatalista en un intento de remover conciencias cuando "se está perdiendo la palabra encarnada"

El corazón no está de moda. Es la idea con la que Jean Cocteau sentencia la cita que introduce al nuevo texto de Paco Algora, Con la soga al cuello, publicado por Atrapasueños. "Es como estamos, aunque nos quieren de rodillas", comenta el autor que ha creado una tragicomedia que en un principio tenía pensamiento de ser comedia y titularla Con el euro al cuello, pero como se corrige el propio Algora, "no está el mundo para frivolidades". La edición se ilustra con uno de los grabados de Goya de la serie de Los desastres de la guerra titulado Tristes presentimientos de lo que ha de acontecer, en el que aparece un hombre arrodillado con los brazos extendidos, mirando al cielo e implorando. Un futuro que el autor ve "muy negro", pero que "hay que tratar de arreglarlo entre todos".

Todo ocurre en el año 2056 cuando se produce un encuentro entre un multimillonario y 'uno normal' en un vertedero. Tras un cataclismo universal en 2020, los ricos se hacen con el control total de la sociedad a base de la fuerza de su dinero y de sus ejércitos. Es cuando se está produciendo una persecución de los que no tienen papeles ni dinero. Paco Algora, como argumenta, intenta representar "por un lado el fascismo puro y duro, el amor al dinero frente al odio al amor y por otro el amor a la libertad y a la vida".

El actor y dramaturgo reconoce que el teatro "puede hacerlo todo, desde sanar, despertar el entendimiento y las conciencias. Es un espejo para que te conozcas porque en él eres todos y uno". Y explica algo afligido que "por eso está tan perseguido, porque hace pensar a la gente". En esta época Algora siente que "el calor humano cada vez se lleva menos", desde su punto de vista "la palabra se está desvirtuando, se pierde la palabra encarnada", la que sale de dentro.

Es muy crítico con la sociedad actual. En las presentaciones que ha realizado de Con la soga al cuello, en la cafetería librería La Clandestina y en la escuela de artes escénicas La Ofendida, ha reivindicado a la poesía y al teatro como "los grandes ausentes". Y señala a las subvenciones públicas como "sus grilletes y mordazas". Desde su percepción, "el matrimonio entre el arte y el poder es igual a censura".

El entorno de este nuevo texto teatral es un augurio de lo que Paco Algora percibe como una realidad cada vez más patente, ya que antes el mismo "creía que nos llevaban a la globalización y al pensamiento único, pero nos llevan al no pensar". Ante esto defiende que "hay que luchar por la cultura", en un mundo que no tiene un futuro prometedor y que presenta en esta obra de una forma apocalíptica, pero que pese a la perspectiva desilusionante lo plantea como una llamada de atención ante algo que se puede evitar "trabajando para cambiarlo" y sobre todo "manteniendo la esperanza".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios