Cultura

Neilson Gallery lleva a Sevilla y Málaga la obra de Ajay Kumar

  • El indio inaugura hoy en el Salón Crisol una muestra de fotos y performance que ahonda en la muerte

Thanatophobia, que significa miedo al final de nuestra existencias, es el epicentro del trabajo que el artista indio Ajay Kumar Sharma lleva al Salón de Arte Crisol, en Sevilla y a La Casa de Grun de Málaga, a través de la galería Neilson Gallery de Grazalema.

Precisamente el espacio gaditano es el campamento base del artista en Andalucía, donde estos días anda trabajando en un proyecto con fotografía y performance, muy en sintonía con la propuesa que ahora presenta.

La primera de las citas con su obra tendrá lugar esta tarde noche en Sevilla, en un encuentro que coincide con la Noche Blanca sevillana. Concretamente se trata de un trabajo fotográfico iniciado en Varanasi, ciudad india sagrada situada a orillas de río Gange, donde se convirtió en maestro del yoga. Su trabajo está muy vinculado a esta disciplina, desarrollada desde la performance y apoyada en la fotografía, a través de una reflexión artística y filosófica en torno a la muerte, el eterno conflicto entre pasado, presente y futuro, y en el tiempo más allá de estas tres categorías.

Las imágenes que importa desde la India confluirán con la performance que ha preparado estos días desde la sala sevillana Crisol. El 12 de octubre llevará esta misma propuesta a La Casa de Grund, sita en el Soho de Málaga.

En sendos espacios Kumar Sharma hablará de su peculiar forma de concebir el arte, a través de su propia experiencia vital con un total de 20 piezas en digital y en la antigua técnica denominada cianotipia, que considera una alternativa a los procesos fotográficos de la era digital, así como un vídeo del proceso.

"Este conjunto de obras es el resultado de mis recuerdos de la infancia, de las muertes continuas y crueles de los miembros de mi familia. Es mi búsqueda de respuestas fenomenológicas y espirituales a esas realidades cruciales y traumáticas... por lo que esas obras son una forma de catarsis", explica el artista del trasfondo de su obra.

Y esto es lo que denomina Gibberish, "catarsis de la mente, el alma y el corazón y los recuerdos...". Conceptos que trascienden desde su propia creación, con la que quiere comunicarse vía directa con el espectador.

"La idea era interactuar con gente andaluza, a través de las clases de yoga. De hecho, estos días ha trabajado con un grupo en Sevilla en el propio centro", explica Maru Redondo, gerente de Neilson Gallery, una galería puente entre artistas andaluces e indios, cuyos proyectos también alcanzan ahora otros espacios alternativos, otro concepto de salas de corte independiente, como es el caso de Crisol o La Casa de Grund.

"A raíz de la crisis han surgido nuevos modelos en torno al arte, la gente ha reciclado sus empresas y muchos artistas se han unido para compartir estudios, que abren con exposiciones de sus trabajos, generando un buen ambiente artístico en muchas ciudades", dice Redondo. Es lo que ha ocurrido en Crisol, por ejemplo, que acaba de abrir como taller de artistas.

La Casa de Grund, por su parte, está más consolidada en el panorama cultural malagueño. Se trata de una casa histórica restaurada, en la que se emprenden muchas actividades y que se integran muchas veces en los circuitos culturales de las administraciones.

Pero su obra también podrá verse en Cádiz, en la sala de Grazalema, donde de forma paralela está montando una instalación que ahonda en la misma temática, en la muerte, la vida, y el proceso intermedio. Para ello trabaja con troncos grandes naturales en los que inserta una cámara de vídeo, y se proyectarán pequeñas películas sobre su performance en India. Un trabajo que inaugurará en dos semanas, que se está documentando en la actualidad y que también alcanzará otras salas de Nueva Delhi, en un trabajo de ida u vuelta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios