Cultura

El Museo Litográfico se ampliará con la apertura de una nueva sala

  • El director del equipamiento confía que la obra se desarrolle en 2017

  • Se integrarán litografías, piedras y maquinaria y se editarán nuevos folletos, infografía y cartelería

Puerta de acceso del Museo Litográfico, situado en las Puertas de Tierra. Puerta de acceso del Museo Litográfico, situado en las Puertas de Tierra.

Puerta de acceso del Museo Litográfico, situado en las Puertas de Tierra. / jesus marin

El Museo Taller Litográfico gaditano está de enhorabuena. A los datos sobre el número de visitantes con los que ha cerrado el pasado año 2016 llegando a duplicar las cifras de la anterior anualidad -con 15.580 en total- se suma la ampliación del equipamiento cultural con la apertura de una nueva sala en las bóvedas en la que se integrará parte del material que continúa almacenado. Así lo confirmaba ayer Carlos Fernández-Llebrez, director del Litográfico, que se mostraba "muy ilusionado" por este nuevo impulso que toma este espacio que atesora el valioso legado de los hermanos Müller.

"Hay una bóveda que está en condiciones de ser adaptada para integrarse en el discurso expositivo", comenta Fernández-Llebrez. Se trata del actual taller del Museo, situado en la primera planta, donde se realiza la reparación de la maquinaria y "que se trasladará a otra bóveda". Un espacio que, en términos generales, requeriría obra de solería y paramentos, y para la que no se instalarían vitrinas, "pues son muy costosas", sino sistemas de colgado de la obra gráfica, asevera. De hecho, ya está en marcha el proyecto de adecuación de esta bóveda anexa a la sala 3, que sería la 3 bis y para lo que están "en continuo contacto con la oficina técnica de Urbanismo".

El poco calado de esta obra le lleva a afirmar que "con toda probabilidad se desarrollará e inaugurará a lo largo de este año", aunque desconoce la fecha exacta.

Unos 40 metros cuadrados más de contenedor para integrar material hasta ahora guardado por falta de espacio. Concretamente se incluirán litografías, un total de 60 que ya están enmarcadas, así como piedras, material gráfico y maquinaria. "Es una pena que estén almacenados cuando pueden exponerse", asevera.

Pero este cambio no vendrá solo, pues también está previsto añadir nueva cartelería e infografía al recorrido -algo pobre en este apartado-, así como renovar los folletos informativos que están a punto de agotarse y que parece que, por fin, se editarán en español e inglés. De hecho, los actuales sólo ofrecen información genérica sobre la litografía y sobre el papel histórico que Cádiz ha adoptado en este terreno, hasta que el Ayuntamiento de Cádiz adquirió los fondos de la antigua litográfica fundada en Cádiz en 1861 por Jorge Wassermann y cuyo taller adquirió posteriormente Nicalaus Müller en 1870. El objetivo es ahora incluir información de todo el recorrido y de la nueva sala. "Es la oportunidad de incluir la nueva ampliación en el Litográfico", aunque todavía está por definir.

"Los museos son dinámicos y eso pretendo en el Litográfico, poder ampliar y mejorar siempre en lo que se pueda y con el presupuesto con el que contamos", asevera.

Sin duda, la ampliación, la edición de nueva información adaptada al turismo y la nueva cartelería propiciarán las buenas cifras alcanzadas este año en número de visitantes. Esto y el exquisito recorrido, que mejora considerablemente de la mano de los técnicos encargados de las visitas guiadas, que en este caso siempre son concertadas y que concluyen en el taller de estampación, donde llevan a la práctica todo lo que han visto. "Los visitantes salen muy satisfechos del concepto museográfico y las opciones que ofrece".

Un museo que abrió por última vez sus puertas en 2010, a la que se suman otras dos inauguraciones previas desde 1994. En este recorrido pueden verse enormes máquinas de litografía manual y auxiliar, litografías originales y más de 1000 piedras litografiadas.

Así entre los tesoros que aguardan entre sus centenarios muros figuran unas vistas de Cádiz y San Fernando realizadas en 1861 o algunas cromolitografías -en las que se llegaron a usar hasta 10 colores-. Además, en el taller de estampación puede verse el primer manual de litografía de España, que se realizó en Cádiz en el año 1827, además de la copia del grabado del primer dibujo que se conoce de Cádiz de 1513, que actualmente se conserva en el Archivo General de Simancas, en Valladolid, así como la curiosa historial del inventor de la litografía en 1796, Johann Aloys Senefelder, que experimentó y encontró un modo económico de imprimir sus obras de teatro y sus partituras. La historia de la Litografía en un museo que mejora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios