historia| perspectiva de género

'Memorial a ellas' recupera el testimonio de las mujeres invisibles

  • Alicia Domínguez coordina esta iniciativa, financiada con Verkami, que se presenta hoy en el CUC

  • Los beneficios irán a parar a los colectivos Páginas Violetas y Proyecto Mujer Gades

La historiadora Alicia Domínguez. La historiadora Alicia Domínguez.

La historiadora Alicia Domínguez. / j.p..

Comentarios 1

Si ya en la historia oficial, la labor de las mujeres ha sido invisibilizada, en la historia oficiosa, la transparencia es absoluta. Bajo esta premisa, la historiadora Alicia Domínguez comenzó hace años un proyecto en el que el objetivo era dar voz a "aquellas mujeres que, aparentemente, no hacen nada para ocupar un lugar en el imaginario colectivo y que, sin embargo, son las que hacen girar al mundo". Memorial a ellas. Que su rastro no se olvide, surgió como una antología de historias de mujeres reales, que superó con creces su objetivo inicial en Verkami y que hoy se presenta en el Centro Unicaja de Cultura. La artista granadina Rosa Olea contribuye con sus ilustraciones a guiar al lector por cada una de las nueve secciones en las que ha sido dividido el libro. Un proyecto, además, cuyos beneficios irán a financiar asociaciones relacionadas con la igualdad y contra la violencia de género (Proyecto Mujer Gades y Páginas Violetas).

"Es cierto que, actualmente, parece que abundan las antologías que reivindican la importancia de los nombres femeninos en distintos campos de la historia -explica la coordinadora de la iniciativa-. Pero, precisamente por eso, me interesaba doblemente hablar de aquellas que en teoría no hicieron nada 'destacable' pero que, si nos fijamos, fueron las que sacaron adelante a sus familias y las que, si empezamos a desentrañar la historia, aportaron muchísimo: todas esas mujeres que lucharon día a día en la guerra y en la posguerra, con gran coraje; o que renunciaron a sus sueños por las vidas de los otros. Además de interesante, creo que trabajos como este son muy necesarios: que hace falta que el subconsciente colectivo empiece a valorar lo que las mujeres anónimas han hecho".

El libro recoge los testimonios de cincuenta y cuatro mujeres anónimas Entre las firmas que colaboran, Juan José Téllez, Yolanda Vallejo o Tano Ramos

Así, la mayor parte de los 54 testimonios que aparecen en Memorial a ellas han sido recogidos por Alicia Domínguez, aunque también hay colaboraciones firmadas por Juan José Téllez, Charo Troncoso, Yolanda Vallejo, Blanca Flores, Grela Bravo, Tano Ramos, Ricardo García Aranda, Susana Ginesta y María Luisa Domínguez Borrallo: "Todas ellas -quiere apuntar Alicia Domínguez-, aportaciones estupenda: Blanca Flores, hablando de su abuela Pilar; Tano Ramos, con tres testimonios de mujeres represaliadas en la Sierra; Juan José Téllez, que habla de su abuela en Los pulgares de Jerónima o Susana Ginesta con su Rock de la soledad".

Precisamente, junto a Susana Ginesta y Cadigenia, Alicia Domínguez está desarrollando un proyecto mediante el cual intentarán llevar este Memorial a ellas a los institutos de la provincia, para que los más jóvenes puedan conocer "la historia reciente de España a través de lo que cuentan sus mujeres": "Ya que hablamos tanto de mujeres que sobrevivieron la posguerra y el estigma de perdedoras, como de aquellas que pudieron aprovechar la liberación de la mujer que se produjo en los ochenta; o mujeres contemporáneas, que viven todavía, o incluso mujeres jóvenes: una de las relatoras me contó, de hecho, la historia de su hija, Estrella, comprometida con la causa palestina, también para constatar que podemos encontrar modelos siempre".

"Es decir, tenemos un amplio espectro de la historia de España, que no sólo sirve para poner en valor lo que hicieron estas mujeres invisibles, sino también para acercarnos a nuestra historia desde un punto de vista femenino -continúa la historiadora-. No conocemos la mitad de nuestra historia grupal porque nos han inculcado que no tiene valor, pero nos ha influido muchísimo".

Un relato que no tiene, en fin, "nada de ficción" más allá de la forma de relatar "y los recuerdos, que ya sabemos que son algo tramposos cuando volvemos atrás", y que incluye "nombres y fotos de las protagonistas y el de quienes cuentan la historia".

Todas ellas, "mujeres que tuvieron que renunciar a sus sueños o que pudieron vivirlos, pero a cambio de un coste importante, con el estigma de haberse saltado el patrón que se había diseñado para ellas -continúa Alicia Domínguez-. Salirse del plato tenía, siempre, sus consecuencias. A los descendientes, aproximarse a estas mujeres les ha servido, también, para darse cuenta de lo importantes que fueron estas mujeres en sus vidas (hay biografías realmente impactantes, como la de la abuela Juana, que perdió a su hermano en la Guerra Civil y se pasó toda la vida esperando encontrarlo; o la de una maestra republicana castigada, que terminó viviendo aislada, rodeada de periódicos y libros, desencantada con el mundo). Es un ajuste de cuentas histórico".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios