Cultura

Llega a los cines 'Madre amadísima', la vida de un gay en tiempos de Franco

  • Pilar Távora ha dirigido esta película con guión de Santiago Escalante y protagonizada por el gaditano Ramón Rivero · Hoy se preestrena en Madrid, antes de aterrizar este viernes en las salas de toda España

Del teatro a la gran pantalla. La adaptación de Madre Amadísima, que en marzo de 2006 llevó el tándem Santiago Escalante y Ramón Rivero a las tablas del Teatro Falla, se reconvierte al mundo del celuloide para contar la historia de Alfredo, que hoy se preestrena en el Cine Paz de Madrid, antes de proyectarse este viernes en las salas comerciales de toda España.

Pilar Távora se topó de lleno con una vida llena de sufrimiento, la de un homosexual que es vestidor de una Virgen en tiempos de Franco. Y no la dejó pasar. "Nos estaba entrevistando sobre esta obra en el programa de Canal Sur que tenía sobre Historia de Teatro en Andalucía y sintió un pellizco de dolor en el estómago", cuenta el gaditano Ramón Rivero, también protagonista de la vertiente cinematográfica. "Cuando acabamos el programa le dijo a Santiago que escribiera el guión, que iba a dirigir la película y así fue", comenta.

Y es que Távora cogió al vuelo que, por primera vez, llegaría a la gran pantalla la historia de un "mariquita de pueblo". Nada de "gays de diseño", dice Rivero. Sino la historia de soledad "que profundiza en el sufrimiento que muchos homosexuales vivieron durante la dictadura y que todavía hoy, pese a los avances políticos, siguen repitiéndose". Cuando firmaron las condiciones de esta adaptación al cine lo tenían claro. "Tenía que conservar la esencia del texto original y el sabor a Andalucía, a Cádiz, a Chipiona", comentaba el autor del guión, Santiago Escalante, que ha visto cómo la sensibilidad de Távora ha llegado hasta la última escena de la película, del modo en que "sólo una mujer es capaz de lograr".

Los escenarios elegidos para dar vida a la película se ajustan también a su concepción originaria. "Se ha rodado en su mayoría en paisajes de la provincia de Cádiz como los de Zahara de la Sierra". Paisajes que pueden responder a los de cualquier punto de la geografía andaluza, un pueblo para dar riendas nada sueltas a Alfredo (Ramón Rivero), este vestidor de su Virgen negra, a la que confiesa sus sentimientos, experiencias y desengaños. Un hombre nacido en el seno de una familia de clase media que adora a su madre, que siempre le apoyó, y que, como todos los de su condición sexual, sufrieron tremendo rechazo por parte de la sociedad. "Todavía hoy permanece la intolerancia en muchos lugares y sectores de la sociedad", comenta Rivero. De ahí la buena acogida que hasta ahora ha tenido una película en la que la directora sevillana trata de infundir la tolerancia y el respeto por el otro o por la fe, desde "la crítica a la jerarquía eclesiástica o al ejército".

El punto de transición, del teatro al cine, ha sido una grata experiencia para ambos. Así como el trabajo con la directora, Pilar Távora, o el resto de miembros del equipo, entre los que figuran Gala Évora, José Burgos, Julio Vargas, David Vargas o Gloria de Jesús. "El lenguaje teatral y cinematográfico son totalmente distintos. Ramón cuenta en su monólogo en teatro la vida de unos personajes que ahora cobran vida", dice Escalante.

Tras pasar por el Festival de Torino o el Festival de Cine Europeo de Sevilla, el próximo 20 de mayo se estrenará en el Teatro Moderno de Chiclana, en una cita que contará con la presencia de todo el equipo. "Nos hubiera gustado hacer el preestreno en Cádiz, pero no ha sido posible", asevera Escalante, quien adelanta que el próximo octubre volverán al Teatro Falla con Si yo les contara, la segunda parte de La legionaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios