CINE

Jim Sheridan en casas fantasmas

  • 'Detrás de las paredes' supone el debut del irlandés en el thriller psicológico

Jim Sheridan es de estos extraños directores que vagan entre la comercialidad y la autoría. Se dio a conocer en 1989 con un drama que fue su debut en el cine, Mi pie izquierdo, que le salió redondo, pues a su éxito crítico y comercial sumo que su desconocido protagonista, Daniel Day-Lewis, ganó el Oscar. Sheridan, irlandés de buena cepa, se unió así al resurgir del cine británico vivido en esos años, con Stephen Frears o Ken Loach como compañeros de viaje. Siguió en su Irlanda natal con títulos como El prado, En el nombre del padre, su mayor éxito hasta la fecha, y The Boxer. Tras esto inició el tercer milenio como tantos otros, yéndose a Hollywood a buscar fortuna. En la Meca del Cine derivó curiosamente a películas más bien independientes, como la excelente En América, Get Rich or Die Tryin, un sorprendente film sobre rap que no se estrenó en España, y el remake del film danés Brothers, donde no desmerecía del magnífico original.

A pesar de esta cambiante trayectoria, no deja de ser extraño que pensasen en él para rodar un thriller psicológico, Detrás de las paredes, nuevo eslabón en el ilustre listado de films que hablan de casas embrujadas. Escrita por el guionista David Loucka, a Sheridan le atrajo el personaje central, un hombre que acaba viviendo dos realidades al mismo tiempo. No obstante, el resultado final ha sido problemático. El cineasta irlandés incidió más en los aspectos psicológicos de la trama, en la relación de la familia protagonista, siguiendo la estela de sus mejores filmes, que hablan de esta institución. A los productores no les gustó este enfoque ni el resultado final, pues a su comercial juicio había que desarrollar los aspectos más truculentos y fantasmagóricos de la trama. La decisión final fue cambiar el montaje del director y rehacerlo más al gusto de los que ponían el dinero, que querían algo más comercial. Jim Sheridan renegó del film final y se ha negado a participar en la promoción de la película, uniéndose así a la lista de agraviados de Hollywood.

Lo que sí es cierto es que el director irlandés ha contado con buenos mimbres para esta -a su juicio- fallida historia. El trío protagonista lo forman Daniel Craig, Naomi Watts y Rachel Weizs. El primero vive un dulce momento, con estrenos seguidos como Cowboys & Aliens, el actual Tintín y el próximo remake americano de la trilogía Millenium de Larsson, donde encarna al periodista amigo de Lisbeth. Naomi Watts es una de las grandes actrices del momento. Y Rachel Weisz tiene una carrera más discontinua de lo que sería de desear, aunque su dedicación a su descendencia en los últimos tiempos la ha mantenido alejada de las cámaras.

En la película, Craig es un exitoso editor que, un poco estresado de su vida, deja Nueva York y se va con su mujer y sus dos hijas a un pequeño pueblo de Nueva Inglaterra, a una casa señorial. Sin embargo, descubren que en su nueva mansión se cometió un terrible crimen años atrás, cuando una familia fue asesinada. El único superviviente fue el padre, con lo que todos creen que fue el culpable. El editor empieza a investigar la historia, al mismo tiempo que empiezan a ocurrir fenómenos extraños. La clave puede tenerla una vecina (Watts) que conoció a todos los implicados.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios