Cultura

Los Hermanos Dalton regresan a los escenarios

  • El legendario grupo isleño edita disco tras ocho años de silencio

Ya están aquí otra vez. Regresan los forajidos tras más de ocho años de silencio. Los hermanos Gómez, de La Isla, firman un nuevo disco con una docena de latidos pop, Esperando una señal, como si el tiempo hubiera frenado en seco.

El pop-rock daltónico, que en los años noventa colmó de frescura y vehemencia la escena indie hispana, con canciones directas cantadas en castellano y un directo arrebatador, no se ha resentido, más bien al contrario. Josema, Jesús y Carlos, más la compaña, no han perdido comba y amenazan con retornar sobre sus fueros.

Estos personajes de historieta y de rock trepidante para escuchar a todo volumen, vuelven en el momento justo, acaso para emular a los ladrones de verdad, que atracaron las arcas municipales isleñas a pique de un repique de las Cortes del Diez, y de paso para dar un repaso a ciertos jovenzuelos con ínfulas y escaso talento.

Los Dalton, primos hermanos de los granadinos 091 o los madrileños Elegantes, inspirados por nombres como los Kinks o Paul Collins, profundos conocedores de los ritmos de los sesenta, la new wave o el punk rock de finales de los setenta, destilan energía rocanrolera, siempre fueron gente espontánea y divertida.

Diez años permanecieron en la cúspide los Hermanos Dalton, a raíz del fichaje por la otrora independiente Dro, el sello emblemático de la edad de ro del pop español. En el 88, aún llamándose Los Invitados, lograron hacerse con el certamen de pop y rock de San Fernando, y dos años desués ya recorrían los caminos y asaltaban a los incautos aficionados bajo el signo de los dibujitos animados de Lucky Lucke. Tuvieron suerte, la buscaron, la cuidaron, jamás la despreciaron, y registraron buenos discos, desde Luces de Hollywood hasta una retahíla de singles de categoría y el postrero álbum en directo que publicaron en el año 2002.

En el 92, reinaron en los programas de Radio 3, los de Julio Ruiz y Ordovás, y en la memoria de todos quedan muchos temas propios, versiones insospechadas como la que realizaron de La Pantera Rosa, y una actitud, un sonido transparente y el elixir de la juventud.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios