Cultura

Haneke: "Nunca estuve en contra de mostrar buenos momentos"

Preciso e implacable, el cine de Michael Haneke (Múnich, Alemania, 1942) explora los rincones más oscuros del individuo y la sociedad contemporánea. El autor de filmes como La cinta blanca o Caché desvela sus claves en Haneke por Haneke, un libro que nace a partir de más de 50 horas de entrevistas.

"Nunca tuve nada en contra de mostrar buenos momentos, pero tenía la impresión de que el cine mainstream había abusado de esos momentos y me parecía difícil filmarlos sin caer en algo kitsch", señala en una de las muchas reflexiones que recoge el libro, publicado por el sello editorial El Mono Libre.

Los críticos franceses Michel Cieutat y Philippe Rouyer ofrecen un exhaustivo repaso a la vida, el pensamiento y la filmografía del austríaco-alemán, ganador de dos Palmas de Oro y de un Oscar por Amor.

El libro, en orden cronológico, recoge sus primeros recuerdos de cine -un Hamlet con Laurence Olivier que vio con su abuela-, su entusiasmo al descubrir la nouvelle vague en la universidad, donde estudió Filosofía, y sus primeros trabajos alimenticios como obrero de fábrica, reparador de calefacciones y cajero de Correos, antes de introducirse como becario en el mundo de la televisión. Pero, sobre todo, analiza al detalle cada una de sus películas y su método de trabajo y, a través de ello, descubre su forma de ver la vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios