Cultura

La Fiesta de la Bulería busca en el Alcázar su vuelta al origen

  • El regreso de Manuela Carpio y las voces de Remedios Amaya y Lole Montoya, alicientes de una edición cuyo reto principal será el del precio de las entradas: 20 euros

La XLVIII Fiesta de la Bulería se presentó aen el Alcázar, un escenario que por primera vez acogerá la veterana cita estival el próximo 5 de septiembre a partir de las 22 horas. Eran muchas las expectativas puestas en la programación de este 2015, el año después de la que fue quizás la edición más polémica de toda su historia, la del 2014, cuando el anterior gobierno decidió trasladarla a la Plaza del Mamelón y de forma gratuita.

La alcaldesa, acompañada por el delegado de Cultura, Francisco Camas, Isamay Benavente, directora del Teatro Villamarta, y Manuel Moreno, presidente de las peñas flamencas, compareció ante los medios para dar a conocer un cartel que según Mamen Sánchez "es una vuelta al origen". La primera edil insistió, como ha venido diciendo en las últimas semanas, en la idea de "potenciar el flamenco" en la ciudad para convertirlo en uno de los motores turísticos y económicos de Jerez.

Entre las novedades sobresale la apuesta por un nuevo enclave, al que se le dotará de una estructura especial, adelantó Francisco Camas. Así, desde el Ayuntamiento se habla de acoger, en el interior del Patio de San Fernando, a unas 2.500 personas, para lo cual se procederá a instalar sillas y gradas y una zona especial "para personas mayores y con discapacidad". Eso sí, siendo conscientes de la importancia del patrimonio artístico del Alcázar, Camas incidió en que se habilitará "una zona de bares" pero fuera del recinto amurallado.

Según el Ayuntamiento, la edición de este año tendrá un coste de 45.000 euros, una cifra que, objetivamente, no se corresponde con la calidad del cartel, si es que se destina la totalidad de ello a los artistas, algo que se desconoce pese a estar en una época en la que tanto se habla de transparencia política.

Sin embargo, lo peor en toda esta historia será el precio de las localidades, que volverán a costar 20 euros, una losa para una ciudad con el 32% de desempleo, y que viene de una edición anterior gratis. A pesar de que recientemente, en concreto en la presentación de los Viernes Flamencos, el delegado de Cultura insistió en que los precios de La Bulería serían asequibles, lo cierto es que al final se mantienen con respecto a años anteriores. Al parecer, según explicó en rueda de prensa, por "obligación del plan de ajuste".

Con esta premisa y con un cartel que ayer ya levantó las primeras quejas entre muchos aficionados, algunos de fuera de la ciudad a través de las redes sociales, el reto será ahora superar las mil personas que se congregaron en la última edición con pago, la de 2013 (que dicho sea de paso contaba con mayores alicientes artísticos).

El citado cartel, que cuenta con la presentación de Pepe Marín, se abrirá, al contrario que en las últimas ediciones, en las que siempre se recurría a un cuadro como aperitivo, con una histórica, Lole Montoya, una artista que hacía bastantes años que no pasaba por Jerez, y que estará acompañada por la guitarra de uno de los jóvenes más talentosos de Triana, Joselito Acedo.

A continuación será el cuadro Arte añejo de Santiago a La Plazuela quien ocupe la escena. La mezcla de representantes de ambos barrios de la ciudad ha sido de la idea principal de los organizadores, y para ello han recuperado a voces que en los últimos tiempos ostentan poco protagonismo. Así destaca la vuelta a los escenario de Francisco Ruiz Méndez, Chico Pacote y Alfonso Carpio Mijita padre, abanderados del aire de La Plazuela. La única representación, en el cante, de Santiago será la de Lorenzo Gálvez Ripoll, aunque el veterano cantaor se encuentra estos días hospitalizado debido a un problema cardiovascular y su concurso aún está en el aire. El cuadro lo completarán el baile de Rosario La Majuma y Manuela de Pastilla, las guitarras de Domingo Rubichi y Periquín Niño Jero y las palmas de dos clásicos de este festival, El Cabero y El Chusco.

Pero el nombre propio de esta edición es sin duda la bailaora Manuela Carpio, que también retorna a La Bulería "veintitantos años después", declaró en rueda de prensa. La jerezana, que ayer mostró su "ilusión" y "sorpresa" por ser incluida en el cartel, no ha querido perder la ocasión para volver a demostrar su talento, y para ello se rodeará de un elenco artístico que bien podrían ser incluidos en el cartel pero cantando solos delante. Hablamos de Miguel Lavi, Manuel Tañé, El Quini y Enrique El Extremeño, "que será mi artista invitado", dijo. A la guitarra tendrá otro nombre de Champions, el jerezano Juan Diego Mateos. La Carpio es una artista única y que defiende ese baile racial e interior que cada vez va quedando menos.

El programa de este 2015 se completará con Remedios Amaya, que vendrá acompañada por la guitarra de Juan Requena. La sevillana repite por segundo año consecutivo en la Fiesta de La Bulería, si bien es verdad que el pasado año compareció en calidad de artista invitada con Diego Carrasco (como también hiciera en 2009).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios