Cultura

El Festival Manuel de Falla abre sus puertas a Iberoamérica

  • El encuentro refuerza sus lazos con los países sudamericanos de cara al Doce

El de este año será, en palabras de Antonio Castillo, un festival "de adaptación". En su XXV edición, el Festival de Música Manuel de Falla pasa a convertirse en Festival Iberoamericano. Un cambio que, tanto para el concejal de Cultura como para la alcaldesa, entra dentro del "compromiso cultural con los países iberoamericanos" que tradicionalmente "se ha venido reflejando en el FIT" y que se está reforzando en los últimos años. "Y en el caso de este Festival -continúa Teófila Martínez-, representa un salto cualitativo importante para un encuentro que pretende contar con la presencia de nombres de primer nivel y convertirse en cita de creadores e interesados".

Así, el Festival Iberoamericano de Música se abre y se cierra -el 22 y el 30 de mayo- con dos nombres de peso: el ballet de Víctor Ullate y la cantante Teresa Salgueiro. La compañía de Ullate llevará a las tablas del Gran Teatro la obra Beethoven, compuesta por el propio coreógrafo para celebrar el XX aniversario del grupo; mientras que la portuguesa, voz de Madredeus, presentará su trabajo Matriz: una recopilación de canciones lusitanas desde el siglo XIII hasta nuestros días.

En la presentación del programa, el concejal de Cultura destacó el gran trabajo realizado por la Camerata Vocal e Instrumental del Gran Teatro Falla, que ofrecerá el 23 de mayo el programa De Escandinavia a Cádiz, con obras de Larks Larson, Juhani-Kyllonen, Albéniz, Delibes y Falla. Además, la formación interpretará el himno Gloria a Cádiz, compuesto por Pemán y José Mª Gálvez para conmemorar el Primer Centenario de las Cortes. La réplica la dará la soprano finlandesa Riikka Hakola, con un programa que repasará piezas de Sibelius, Alban Berg, Turina y Ravel.

El grupo instrumental La Tempestad se encargará, por su parte, de recordar en el Festival el 200 aniversario de la muerte de Hadyn, con un conjunto de sinfonías para música de cámara firmadas por el compositor austriaco y J.P. Salomon.

Perú y Bolivia pondrán, en este caso, la aportación iberoamericana. Del primero procede Susana Baca, que llegará a Cádiz con el espectáculo El alma del Perú negro, nombre del recopilatorio que sirvió, en 1995, para lanzar a esta cantante del barrio de Chorrillos -actualmente, Baca dirige el Centro Experimental y de Investigación Musical en Perú-. De Bolivia es el Coro y Orquesta de Urubichá, que interpretará La ópera de la selva a partir de unas piezas conservadas por los habitantes de San Rafael y Santa Ana y elaboradas por autores anónimos, indígenas y misioneros jesuitas.

"Este tipo de encuentros -indicó Teófila Martínez- sirve, entre otras cosas, para promocionar una cultura que, de otra manera, no estaría aquí. Si no se miman y se cuidan, muchos de estos grupos terminarían desapareciendo".

"Este Festival no quiere ser un encuentro que disfruten sólo los entendidos sino todos los gaditanos, a través de un programa cultural realizado para escoger y aprender", recalcó Martínez. Igualmente, la alcaldesa confía en que este tipo de iniciativas de mantengan más allá del Doce, "pues estos proyectos -subrayó- son claves en su capacidad de generar industria cultural y puestos de trabajo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios