Crítica Tryo Teatro Contar y cantar

  • La compañía chilena presentó una propuesta destinada a entretener e instruir, envuelta en un refrescante tono irónico 

Los integrantes del grupo chileno Tryo Teatro Banda se sienten herederos de los juglares y, como tales, su destino es contar historias para entretener y, de paso, intentar instruir a su público. Los cinco actores de la compañía, con más de veinte obras a sus espaldas, se lo toman muy en serio, regalan entusiasmo y se esmeran en realizar un trabajo que logra conectar con los espectadores.

Tryo Teatro en La Lechera Tryo Teatro en La Lechera

Tryo Teatro en La Lechera

La expulsión de los Jesuitas cuenta la historia de la llegada de la Compañía de Jesús a Chile con la guerra de Arauco como telón de fondo, esa misma contienda que narrara el poeta y soldado español Alonso de Ercilla en el poema épico La Araucana. La propuesta del grupo chileno es rigurosa con el relato histórico, pero carente de toda solemnidad. Su perspectiva es la del bufón, capaz de mofarse de diestro y siniestro sin perder el necesario punto crítico. Cada personaje revela su contrapunto satírico, de manera que resulta sencillo conectar con la historia pese a la lejanía de los hechos relatados y el evidente drama argumental.La propuesta de Tryo Teatro Banda tiene como elemento esencial la música, que se utiliza como refuerzo de la acción, como contrapunto o como interludio jaranero. Los actores la interpretan en escena y llama la atención su versatilidad para tocar varios instrumentos e interpretar las canciones, que van desde la polifonía barroca al rock. Sobresale la hermosa voz de Daniela Ropert, la única integrante femenina de la compañía, alocadamente sugestiva en su papel de Santa Clorofila. Con este elemento musical, con el que, además, se marcan los tiempos de la representación, se incide en el carácter jocoso de la obra.La escenografía, sobria, juega de manera efectiva con unos pocos elementos. La misma línea sigue el vestuario. Destaca la caracterización de reminiscencia surrealista de los personajes que aparecen en la escena de la Corte de España. Los cambios de vestuario se producen sobre las tablas, donde también se encuentran los instrumentos que los actores van a tocar. Esto contribuye al ambiente de cómicos trotamundos que la compañía ha querido imprimir a su trabajo.La expulsión de los jesuitas reflexiona sobre acontecimientos trascendentes para la historia mestiza de Chile. Quiere ser también una propuesta reivindicativa que pone de manifiesto la dualidad constante del ser humano que se debate entre sus propios intereses y los de su comunidad. Su evidente carácter divulgativo queda diluido en su refrescante tono irónico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios