Horacio 'Tato' Rebora. Coordinador del festival en españa

"Escuchar su obra no sugiere el ayer, es un músico actual"

  • El gestor cultural argentino, afincado en Granada, explica el origen de la cita y su visita al país

Horario 'Tato' Rébora

Horario 'Tato' Rébora / maría de la cruz

-La primera etapa del Festival Manuel de Falla se celebra el año pasado en Argentina. ¿Cómo surge trasladarlo a Europa?

-La primera parte se desarrolla el año pasado en Alta Gracia, ciudad donde fallece Manuel de Falla y está la casa museo Los Espinillos. Sigue en Córdoba capital y luego Buenos Aires. Tuvo un éxito extraordinario y se organizaron una gran cantidad de actividades en los principales espacios escénicos de cada ciudad. Esto no empezó el año pasado. Llevamos haciendo actividades vinculadas a Falla en Alta Gracia y Córdoba con el mismo equipo de trabajo desde hace tres años. Los precedentes culminan este festival, titulado Manuel de Falla 70 años / 7 ciudades. Setenta años son los años que se cumplieron de su muerte en 2016 y siete las ciudades donde se celebra el festival porque se trata de recorrer parte del itinerario biográfico del músico.

-¿Con qué intención?

-La idea es concebir que la figura de Manuel de Falla es universal y al mismo tiempo un nexo que une la cultura de ambos lados del Atlántico. Pensamos que con la figura de Falla como emblema podemos hacer dialogar a artistas de Argentina y España, y al flamenco con el tango más evolucionado de Astor Piazzolla. Es el hilo conductor de la programación en cuanto a contenidos musicales. También se incluyen proyecciones de cine y mesas redondas de reflexión sobre Falla y su época.

-Hábleme del filme que se proyecta, 'Manuel de Falla, músico de dos mundos', ¿es un documental o una biopic sobre el compositor?

-Parte documental y parte novelada, de ficción. Una película bastante ecléctica, la verdad. La gente se empapará de su época en Argentina, incluso algunas anécdotas. Una que tiene que ver con el Che Guevara y el propio músico. En un momento de la película se recoge una anécdota que contó el escritor Daniel Moyano. El Che Guevara y Moyano, que eran niños, iban a robarles fruta a la casa de Falla en Alta Gracia.

-¿Tan grande ha sido la huella que ha dejado el músico en Argentina?

-Ocurre algo parecido con Federico García Lorca. Nombrar Manuel de Falla emociona hasta lo que no lo han escuchado. Decir Falla ya incita a que la gente si no lo ha escuchado va al acto. Es una figura convocante. Son esas vibraciones culturales que se desarrollan a lo largo del tiempo. Escuchar la obra fundamental de Falla en Argentina es escuchar parte de la cultura de allí, a pesar de que tiene un indudable sello de identidad español. No obstante, está profundamente arraigado en la vida cultural argentina. Ha sido muy fácil proponer unas actividades culturales relacionadas con Falla allí porque es conocido y querido.

-¿Ese impacto del que habla lo percibió durante su estancia en el festival, al que acudió el año pasado, o antes?

-Lo percibí antes de venirme a España, con 27 años. El amor brujo en Argentina forma parte del patrimonio cultural del inconsciente colectivo de su sociedad.

-¿Cree que hoy día hay creadores que podrían ser los Falla del siglo XXI? ¿Quiénes?

-No lo sé... Creo que Falla es un músico contemporáneo. Escuchar a Falla no sugiere el ayer, es un músico actual. Incluso pienso que la obra de Falla excede al propio Manuel de Falla. A la persona de Falla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios