Cultura

La Consejería de Turismo retira su patrocinio a la Bienal de Flamenco

  • El departamento que ahora dirige Rafael Rodríguez (IU) anunció ayer que no apoyará esta edición

"Espero que haya una respuesta que demuestre que no hay que tirar por tierra los grandes proyectos porque mucha gente vive del flamenco en nuestra tierra". Así de tajante se mostraba la directora de la Bienal de Sevilla, Rosalía Gómez, quien ante los micrófonos de Canal Sur Radio anunció ayer por la tarde que la Consejería andaluza de Turismo y Comercio acababa de comunicarle que no aportará ningún euro al evento jondo. Turismo Andaluz, que en la anterior edición, con Luciano Alonso al frente, aportó 150.000 euros al que está considerado como el festival flamenco más importante del mundo, desaparece ahora como patrocinador de la muestra, que se desarrollará en diversos espacios de la ciudad del 3 al 30 de septiembre.

La consejería de Turismo ha sido tradicionalmente uno de los grandes apoyos de este festival, por su enorme importancia en la promoción de Andalucía. Son numerosos los seguidores extranjeros del arte jondo que se acercan a la comunidad durante su celebración, desde distintos países de Europa, de Japón y Estados Unidos, principalmente. Ese potencial lo reconoce la propia institución, que ahora dirige Rafael Rodríguez (Izquierda Unida), en la carta que ayer recibió el Ayuntamiento de Sevilla, y en la que se decía que "la Consejería de Turismo dejaba de patrocinar este evento debido a las restricciones presupuestarias existentes en la actualidad", y que esperaba poder hacerlo en futuras ediciones "por el interés turístico del proyecto".

Este nuevo revés se suma a una serie de recortes institucionales que han convertido esta edición de la Bienal en un auténtico rosario de dificultades que Rosalía Gómez intenta sortear buscando con ahínco nuevos patrocinios y colaboraciones. Entre las marcas que mejor han respondido a esos esfuerzos figuran, como puede verse en la página web del festival, Aquagest, la Fundación Konecta o la Fundación Cruzcampo. Sin embargo, otras de gran vinculación con la actividad escénica se quedaron lamentablemente en el camino, caso de la Fundación Loewe, que declinó finalmente apoyar al festival.

Tras el tijeretazo de Turismo, la Bienal ha perdido un 50% respecto a la edición pasada, dirigida por Domingo González y que contó con 2,3 millones de euros. La Bienal de 2012 supera escasamente el millón de presupuesto y lo tiene difícil para lograr, como la anterior, un 90% de ocupación, debido al impacto que está teniendo en la sociedad española la crisis económica. A todo ello habrá que sumar el efecto que tendrá la subida del IVA prevista por el Gobierno central, que comenzará a aplicarse en septiembre, justo cuando la Bienal alce el telón. En esta XVII edición, el presupuesto incluye la estimación de la taquilla, un elemento tan volátil en este momento como la coyuntura financiera del país.

Y si Turismo Andaluz ha hecho esperar cuatro meses a la Bienal para anunciarle finalmente su negativa a participar (hasta ayer su logotipo figuraba en la web del festival junto a los del Ministerio de Cultura y las Consejerías de Cultura y Presidencia), la Diputación de Sevilla ha empleado el mismo tiempo en darle, afortunadamente, un sí. La institución provincial anunció al Ayuntamiento días atrás que apoyará al festival patrocinando el espectáculo de Fernando Romero Sortilegio de Sangre, una adaptación libérrima del Macbeth de Shakespeare. En la pasada edición, la Diputación produjo también otro espectáculo de Fernando Romero, Paseo por el amor y la muerte, financió un segundo montaje, Ensayo y tablao, y colaboró en el de Rosario La Tremendita, coproduciendo su disco de 2010. Eran otros tiempos, de menos recortes pero también de mayor generosidad entre instituciones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios