Cultura

Clausura de los cursos de verano que la UNED realiza en el centro penitenciario Puerto III

  • Varios expertos han impartido un programa sobre el multilingüismo y la multiculturalidad

Las barreras de la incomunicación y la intransigencia son franqueables en el curso de verano que desde el lunes se celebra en Puerto III. El centro asociado de la UNED en Cádiz clausura hoy en el centro penitenciario situado en El Puerto de Santa María un programa que, bajo el título La integración a partir del multilingüismo y la multiculturalidad, aporta las claves de una convivencia más nutrida en el ámbito de las prisiones, donde confluyen personas de procedencia geográfica y cultural muy diversa.

Diferentes expertos han pasado durante estos días por Puerto III con ponencias encaminadas a favorecer la integración y la comunicación con títulos como Cuerpo y piel sociales, Hablo mi lengua, tú la tuya y nos entendemos; Cuando digo P significa Q... o La causa de los malentendidos, entre otros temas.

El curso, de carácter teórico-práctico, ha tenido una magnífica acogida por los más de 60 alumnos matriculados que participan activamente con hechos prácticos y con intervenciones durante las ponencias, especialmente los internos de otras nacionalidades.

Con esta actividad, la UNED ha puesto en marcha, por segundo año consecutivo, un programa de formación conjunta entre estudiantes internos y externos que lleva a la práctica la integración de la población reclusa desde la convivencia real de todos los participantes. Todo ello gracias al apoyo y la eficacia de la organización interna del centro penitenciario.

Y es que esta iniciativa aborda la comunicación en el medio penitenciario, cada vez difícil por las diversidades culturales y lingüísticas de los internos e internas. De hecho, la población reclusa es cada vez más heterogénea culturalmente y en ella confluyen individuos autóctonos de diferentes países. Un proceso de adaptación es necesario para poder interpretar mucho mejor al otro y comprenderlo. Cuando esto se lleva a cabo, la comunicación permite el respeto recíproco y la participación en la comunidad es más abierta y activa, descartando todo tipo de intransigencia en la convivencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios