Cultura

El Centro Lorca acogerá la exposición 'Amor (con alas y flechas)' en octubre

  • El hispanista Christopher Maurer ya la prepara junto al dramaturgo Alberto Conejero

El hispanista norteamericano Christopher Maurer posa en el Centro Lorca. El hispanista norteamericano Christopher Maurer posa en el Centro Lorca.

El hispanista norteamericano Christopher Maurer posa en el Centro Lorca. / carlos gil

El Centro Lorca arrancará el nuevo curso con la exposición Amor (con alas y flechas), cuyo comisario será el reconocido hispanista Christopher Maurer. El catedrático de la Universidad de Boston contará con la ayuda de otro amante lorquiano, el dramaturgo jienense Alberto Conejero, para montar la muestra, que se inaugurará en torno al 15 de octubre. El autor de La piedra oscura -obra sobre el amor entre García Lorca y Rafael Rodríguez Rapún- y El sueño de la vida, continuación de la Comedia sin título de Lorca, "conoce muy bien la obra del poeta y dará a la exposición otra perspectiva", destaca Maurer, que adelanta que Conejero ya está escribiendo una pieza teatral para complementar el proyecto.

La nueva exposición llegará al Centro de la Romanilla tras el éxito de Una habitación propia. La primera muestra con fondos de la Fundación Lorca, comisariada por el catedrático de Literatura de la UGR Andrés Soria Olmedo, fue visitada por 15.000 personas -en total 15.059- y se prorrogó hasta el 8 de julio para que coincidiera con la celebración del Festival de Música y Danza. En ella, los usuarios descubrieron las peripecias del autor de Yerma en la Residencia de Estudiantes de Madrid, un lugar fundamental en la carrera y en la vida del poeta granadino.

"Conejero conoce muy bien la obra del poeta y dará otra perspectiva a la exposición"

"Cada una de las exposiciones que ha comisariado Andrés en estos últimos años -y han sido sobre temas muy diversos- ha integrado muy felizmente la investigación -la suya y la de los demás-", recalca el hispanista americano, que cree que Una habitación propia ha dado "un excelente panorama de la vida madrileña de Lorca" y ha aportado "documentos inéditos" como las dos cartas que el autor escribió a Adolfo Salazar.

No es la primera vez que el experto lorquiano organiza una exposición sobre el escritor granadino. De hecho, trabajó con Soria Olmedo para hacer realidad Poeta en Nueva York, una celebrada exposición en la New York Public Library sobre el periplo americano de Lorca. "Me interesa especialmente su estancia allí porque marca un cambio dramático en su poesía -Poeta en Nueva York-, en sus ideas sobre el teatro -El público- y en su visión de la justicia social", explica. En ese momento, subraya, el poeta denuncia con rotundidad "la crueldad del capitalismo" y "parece sentir una ternura especial por los seres desvalidos". "Me conmueve también su defensa del mundo natural: el río borracho de aceite, o el cielo comido por las luces. Se adelantó a cualquier movimiento ecologista", apunta.

Cuando se le pregunta a Maurer por qué el autor, 80 años después de su asesinato, sigue inspirando muestras, obras teatrales, documentales y coreografías, éste lo tiene claro: "Pocos escritores del siglo XX han suscitado el interés de manera tan constante. Es un árbol que se renueva -y nos renueva- y que no deja de dar fruto. No conozco otro autor español o latinoamericano cuya obra haya generado tal variedad de respuestas personales en la música, la pintura, la fotografía, el baile, la crítica académica o el ensayo". Sus escritos, señala el experto, "nos invitan a responder e incitan a crear, no a imitar".

El catedrático de Literatura, que define al poeta como "una fuente inagotable de inspiración", reconoce que "queda mucho por hacer en el terreno académico". Maurer enumera unas cuantas tareas pendientes: "una edición nueva y más completa de su epistolario, que ya está en marcha; el estudio del Lorca global -los Lorcas generados por la traducción a varios idiomas en diversas épocas, incluyendo la nuestra-; o la historia de cómo hemos leído al escritor".

El futuro comisario cuenta que no fue un libro lo que le llevó hasta el poeta, sino escuchar a un profesor recitar Canción de jinete: "En esta edad de la pantalla y de fenómenos silenciosos como Twitter, Lorca me recuerda que no todo entra por la vista, y que los oídos están también hambrientos de belleza".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios