Cultura

Cádiz suena a jazz en directo

  • Los primeros días del seminario se convierten en etapas intensivas de clases con una dosis de música en vivo dentro del programa improvisado de las Jam Sessions

Comentarios 1

Al entrar en el conservatorio se escuchan los acordes del piano que llegan desde el salón de actos donde está terminando la primera clase de la sesión de tarde. Las lecciones han empezado a las nueve de la mañana. Toda una jornada intensiva de aprendizaje de jazz. En unos minutos comienza la última de las clases de hoy, la de iniciación. La imparte Arturo Serra, uno de los pocos vibrafonistas del panorama nacional, un valenciano nacido en Picassent que actualmente es profesor de la Orquesta Filarmónica de Málaga.

Un iniciado al jazz "puede partir de cero, el que asiste a una clase de iniciación viene a que le den el trabajo de lo que tiene que hacer cuando se vaya a casa", comenta Serra, "lo puede hacer cualquier persona que mínimamente toque un instrumento". En el escenario del salón se le ve activo, viajando de la pizarra al piano y del piano a la guitarra que soporta Esteban, uno de los alumnos del seminario. Para Serra, "nadie sabe todo sobre jazz, lo que sí hay es gente que sabe mucho de jazz, siempre puedes estar aprendiendo algo". Sobre este semianrio Ciudad de Cádiz piensa que es uno "de los más importantes que se hacen en España. Juan Galiardo [el coordinador] ha hecho una apuesta fuerte por traer a músicos fantásticos, con ganas de tocar, de enseñar y por eso vienen mucha gente con ganas de estudiar".

En el patio del Conservatorio Manuel de Falla suena el barullo de los alumnos que salen del salón de actos. Muchos de ellos repiten. Es el caso de Stick Cook, un inglés que lleva diez años en España. Ahora vive en Granada y es el tercer año que asiste como alumno al seminario: "Tiene mucho prestigio y el asistir te aporta mucha motivación". Stick toca el piano y la batería; en estos años ha visto en Cádiz a "músicos de alto nivel como alumnos. Se aprende mucho y tomas buenos contactos. Además después mantienes la relación". Otra de las inscritas es Laura Furci Moratti, italiana y residente en San Fernando. Ella es vocalista y pianista clásica, "he tocado el piano y cantado toda mi vida. El jazz es lo que me va a permitir juntar las dos cosas, pasarlo bien y compartir".

La clase de iniciación aún no ha comenzado, el piano sigue sonando hasta en el descanso; alguien se ha subido al escenario y está tocandolo furtivamente. En la puerta, los guitarras -Tony Mora,madrileño y el mexicano Hugo Fernández- charlan tranquilamente. Son dos de los alumnos que actuarán en la calle mañana jueves. No ven diferencia entre tocar en la calle o en un local y no es la primera vez que lo hacen. El jazz les engancha. Aunque saben que el público es distinto ya que va de paso.

El descanso termina. Los alumnos entran al salón de actos de nuevo y ocupan poco a poco sus asientos. El patio del Conservatorio queda vacío. Continúan las clases.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios