Cultura

Barenboim no quiere potencias externas en el conflicto árabe-israelí

  • La West-Eastern Divan traslada a Berlín sus actuaciones previstas para este fin de semana en Qatar y El Cairo

El director musical argentino-israelí Daniel Barenboim subrayó en una rueda de prensa en Berlín que la entrada de potencias extranjeras, como Estados Unidos e Irán, en el conflicto árabe-israelí, es un duro obstáculo para lograr una solución pacífica y duradera en la región. "Tenemos que entender que se trata de un conflicto local entre israelíes y palestinos en el que ambos reclaman el mismo trozo de tierra", enfatizó el mismo.

Es pues un conflicto "humano" entre dos pueblos convencidos de tener que vivir en el mismo lugar, insistió ante la prensa en una comparecencia en la que también estuvieron presentes algunos de los jóvenes músicos de su orquesta West-Eastern Divan, que hoy actúa en Berlín. El lunes, la Opera Estatal Unter den Linden de Berlín, de la que Barenboim es director musical, anunció que debido a la dramática situación en la Franja de Gaza, el argentino-israelí y su orquesta trasladaban las actuaciones previstas para este fin de semana en Qatar y El Cairo a Berlín.

El músico, que también tiene pasaporte español, aseguró estar convencido de una solución militar no puede ser la llave del éxito en el conflicto árabe-israelí. La alternativa no es el enfrentamiento, sino el acercamiento, recalcó.

Además, según él, el alto al fuego exigido por la Organización de Naciones Unidas (ONU) no puede ser el objetivo final, sino el comienzo del que hay que partir para llegar a una nueva situación.

Barenboim y su orquesta celebrarán un concierto especial el lunes 12 de enero en la ópera estatal Unter den Linden. En el programa figuran la Quinta Sinfonía, la Obertura de la ópera Leonora de Beethoven y la Cuarta Sinfonía de Johannes Brahms. Las otras estaciones de la gira serán el 15 de enero en Moscú, 17 de enero en Viena y 18 de enero en Milán.

La orquesta, fundada por Barenboim y el teórico literario palestino Edward Said, cuenta con 120 músicos de Israel y los países árabes y promueve una convivencia pacífica y lucha contra "la ignorancia y la intolerancia" a través de la música.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios