Cultura

Aragón: "Mario Benedetti podría haber sido un gran comparsista"

  • El autor carnavalero ha manifestado la intención poética del Carnaval en el festival internacional Cosmopoética de Córdoba

Juan Carlos Aragón durante su participación en el Festival Internacional de Poesía Cosmopoética, en Córdoba. Juan Carlos Aragón durante su participación en el Festival Internacional de Poesía Cosmopoética, en Córdoba.

Juan Carlos Aragón durante su participación en el Festival Internacional de Poesía Cosmopoética, en Córdoba. / efe

Comentarios 1

El autor carnavalero Juan Carlos Aragón (Cádiz, 1967) ha manifestado la "intención poética" que tiene el Carnaval de Cádiz, y se ha mostrado convencido de que "Mario Benedetti podría haber sido un gran comparsista y Francisco de Quevedo, chirigotero".

Así lo ha dicho el profesor de filosofía y autor de dos libros de poesía, La Risa que me escondes (Ediciones de la Isla de Siltola, 2010) y Los últimos versos del Capitán Veneno (2015), durante el festival internacional Cosmopoética, que acabó este domingo en Córdoba.

El comparsista opina que Francisco de Quevedo podría haber sido un buen chirigotero

Aragón ha confesado que "no todas las manifestaciones artísticas pueden presumir de tener intención poética", "en el pop comercial de ahora no hay ninguna intención poética", mientras que "el Carnaval sí la tiene en muchas partes de los repertorios".

Atendiendo a la definición de "poesía" como "manifestación de la belleza o del sentimiento estético por medio de la palabra", los repertorios de Juan Carlos Aragón, sin duda, responden a versos donde ha cantado a máximas poéticas como la patria, en su caso, Cádiz.

"No hay más ciudad en el mundo, ni mundo más grande y con más alegría, que si volviera a nacer, volvería a vivir, a morir y a perder en la tierra mía", escribió en la comparsa Los Millonarios.

También ha compuesto repertorios sobre conceptos más existencialistas, al igual que hicieran los poetas españoles como Miguel Hernández durante la Postguerra, y de una forma fruto de lo que él llama sus "onanismos intelectuales" como el pasodoble de La Banda del Capitán Veneno: "La soledad es testigo de mis castigos y glorias, primera de mis amigos, la llevo conmigo igual que a una más".

Incluso algunos de los pasodobles y cuartetas del autor tienen esa complejidad fruto del "capricho delirante del poeta" que lejos de ser "comprendidos", "tienen que ser sentidos o experimentados", al igual que ocurre con la poesía que "mucha gente tiene vetada porque se equivocan desde el mismo punto de partida al querer acercarse a ella".

El autor, que también ha publicado tres libros de ensayos, El Carnaval sin nombres (2012), El Carnaval sin apellidos (2009) y El Pasodoble interminable, se confiesa admirador de la poesía vanguardista que se da en Europa en las primeras décadas del siglo pasado, cuyo surrealismo y crítica social toma como eje en la mayoría de los repertorios de sus casi medio centenar de agrupaciones de Carnaval para las que ha escrito desde 1983.

Una trayectoria en la que no ha estado exento de polémicas por sus letras, una irreverencia que no tiene la mínima intención de corregir porque, a su juicio, "el Carnaval o es políticamente incorrecto o no es Carnaval".

Al contrario que ocurre con el género literario de la poesía, más alejado del gran público consumidor de novelas "best seller", Aragón cuenta con "legiones de seguidores" que ven en las letras de sus repertorios la expresión de anhelos ante cuestiones como la corrupción política, la desigualdad norte-sur y la precariedad laboral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios