Flamenco IIl Curso Internacional en Cádiz

Aprender el arte del flamenco

  • La cantaora sevillana Esperanza Fernández vuelve a formar parte del profesorado que imparte los cursos intensivos de baile, cante, guitarra, percusión y palmas en el centro municipal La Merced

"Es mi vida". Así define Esperanza Fernández el flamenco. "Yo me levanto y me acuesto flamenca. Es mi forma de desahogo, no puedo vivir sin él", reconoce la cantaora sevillana que estos días se encuentra en Cádiz impartiendo unos cursos de cante. Y es que, por tercer año consecutivo, el centro municipal de Flamenco La Merced acoge unos cursos intensivos de baile, cante, guitarra, percusión y palma que organiza el Ayuntamiento de Cádiz y el Centro de Arte y Flamenco de Sevilla (CAFS).

Los cursos comenzaron el pasado 6 de julio y cuentan entre el profesorado con Esperanza Fernández (cante), Miguel Vargas (baile), Jorge E. Pérez Aguilar (percusión y palmas) y Niño de la Leo (guitarra), artistas consagrados que han viajado por países como EE. UU, Italia, México o Japón.

Aunque tal y como afirma Fernández, "el cante flamenco es algo que te sale de dentro", también se puede enseñar, aunque no sea nada fácil. Para la cantaora, hay dos reglas de oro que no pueden faltar: la paciencia y el cariño. "Yo nunca me imaginé enseñando a cantar, pero cuando surgió y vi la cara de emoción de esa gente que quería aprender, me picó el gusanillo", afirma la sevillana.

Aprender el cante flamenco tampoco es sencillo, pero la voluntad lo es todo. "El único requisito es que te guste y lo sientas, por eso estos cursos están a la disposición de todos los que disfruten con el flamenco", señala.

El nivel de este año se mantiene respecto al de años anteriores y todo el profesorado se muestra muy satisfecho con el trabajo que se está realizando. Hay alumnos de todo tipo: "Desde amantes del flamenco que no han cantado ni bailado nunca pero que vienen con unas ganas locas de aprender, hasta personas que ya cantan o bailan pero que no son profesionales", asevera.

El antiguo mercado del barrio de Santa María se vuelve a convertir en el escenario donde muchos aficionados aprenden a cantar, bailar o tocar, este año, por seguiriyas. "Cada año son más las personas que se animan a aprender. Este año ha aumentado el número de alumnos y eso es gracias al esfuerzo que se ha hecho tanto por nuestra parte como por la del Ayuntamiento para dar a conocer esta iniciativa", reconoce la cantaora.

Después de una intensa semana, la clausura de estos cursos se celebrará mañana en el centro de La Merced con un cocktail de despedida para todos los alumnos. Esperanza Fernández continuará con sus proyectos, entre los que se encuentra viajar a San Petersburgo con el Ballet Nacional y acudir con el pianista Dorante al festival Etnosur de Jaén. La sevillana reconoce sentirse en Cádiz como en su casa y asegura que volverá el verano que viene con las mismas fuerzas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios