Cine

Ángeles Reiné presenta en la Seminci ‘Salir del ropero’

  • La realizadora gaditana lleva su ópera prima al festival de Valladolid de la mano de RTVE y con parte del elenco artístico

David Verdaguer, Ingrid García-Jonsson, Verónica Forqué, Ángeles Reiné y Álex O’Dogherty, ayer en Valladolid. David Verdaguer, Ingrid García-Jonsson, Verónica Forqué, Ángeles Reiné y Álex O’Dogherty, ayer en Valladolid.

David Verdaguer, Ingrid García-Jonsson, Verónica Forqué, Ángeles Reiné y Álex O’Dogherty, ayer en Valladolid. / Web de la Seminci

“Tenía una gran necesidad de hablar de tolerancia y respeto, y, sobre todo, de contar una historia sobre los que son diferentes”. El resultado es Salir del ropero, una “comedia de enredo” que la directora gaditana Ángeles Reiné ha tardado cuatro años en levantar y que ayer se preestrenó en el Teatro Zorrilla en el marco de la Gala RTVE de la 64 Semana Internacional de Cine de Valladolid, Seminci.

Es este su primer largometraje de ficción, y en él se materializan las ganas de la realizadora por hablar, además, “de la búsqueda de la felicidad y del amor en toda su amplitud, no solo entre una pareja, sino hacia la familia y los amigos”. La película llega al festival vallisoletano de manos de RTVE, coproductora junto a Yaiza Films, Take 2000 y Yaiza Films. Aterrizará en los cines, en las pantallas de toda España, el próximo 13 de diciembre.

Las protagonistas son Sofía y Celia (Verónica Forqué y Rosa María Sardá), dos amigas que en su juventud vivieron un gran amor, “pero estaban perseguidas por la dictadura franquista y no podían contarle a nadie lo que sentían”, explicó ayer la directora gaditana a su paso por Valladolid para presentar el filme. Ya en la edad adulta (“o la edad dorada, como me gusta llamarla”, dijo Reiné), “por fin pueden contarla”.

Para Forqué, que aseguró en un encuentro con los medios de comunicación previo a la proyección que el rodaje ha sido “todo felicidad”, el papel de Sofía ha supuesto su vuelta a la gran pantalla con un rol protagonista. Reconoció que le hizo “mucha ilusión” recibir el guion, y alabó “la admirable tenacidad y fe” de Reiné en su historia y en lo que quería contar. “Me parece que es Atila: sacar una película adelante es, al menos, un 50% más complicado cuando eres mujer, y ella lo ha conseguido con mucho esfuerzo”, apuntó antes de dirigirse a la directora para decirle: “¡A por la siguiente, Ángeles!”.

Forqué también destacó que, aunque pueda parecer que su personaje y el de Sardá son los protagonistas, “en realidad lo es el de Eva”, a la que da vida Ingrid García-Jonsson, para quien era “muy importante” hacer esta cinta: “Es para todos los públicos, pero presta especial atención a las personas mayores, y no es habitual encontrar películas en las que puedan verse reflejadas”. “Me parecía una buena manera de poner el punto y final a un año muy intenso de trabajo”, añadió la actriz hispano-sueca.

Alex O’Dogherty describió a su personaje como “un cura gaditano rockero hipster” que se convierte en el nexo de unión entre la pareja de mujeres, mientras que David Verdaguer, otro de los protagonistas, confesó que no había visto la película hasta el estreno en Valladolid. “Pero sé que es amable, y que al verla voy a salir mejor de lo que entré”, dijo. “Es un filme que nos muestra que, al final, el amor siempre gana, y la vida se resume en eso: en querer y sentirse querido”, concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios