Cultura

Ángel Bados recibe con "contradicción" el Premio Nacional de Artes Plásticas 2018

El escultor Ángel Bados recibió ayer el Premio Nacional de Artes Plásticas 2018 no sin "contradicción" ya que, como ha precisado, existe un sometimiento de los artistas a las instituciones culturales: "Vivimos en una contradicción y hay que poner un poco de distancia. La producción de arte es carísima, se dan subvenciones a los jóvenes si reconocen que han de comportarse con arreglo a lo que se espera de ellos. Por eso, al admitir este premio tengo contradicción, al menos para mí. El premio hay que reconocerlo y agradecerlo, pero en mi caso nunca acabo de entenderlo", se explicó. "Si se trabaja, el placer de hacerlo con cierta libertad es la recompensa. Cuando me lo han dicho he dudado pero no vamos a resolver el mundo según nuestro ideal", ha apostillado.

El Ministerio de Cultura decidió reconocer a Ángel Bados con el Premio Nacional de Artes Plásticas, dotado con 30.000 euros, por su trayectoria "coherente y de excelente calidad" y su capacidad de conjugar "tradición e innovación".

Bados (Olazagutía) estuvo al frente, junto a Txomin Badiola, de los cursos de escultura de Arteleku (1994-1998) en los que lograron dirigir y potenciar la obra de muchos artistas del País Vasco. Tras estudiar en Madrid y su paso como profesor por Pamplona, regresó a Bilbao y conectó con Txomin Badiola, Juan Luis Moraza, Marisa Fernández y Pello Irazu, con quienes ha compartido conceptos ligados, por ejemplo, a aspectos tradicionales locales.

Su obra forma parte de las colecciones de la Fundación la Caixa, MACBA, Fundación Juan March, Fundación ARCO o Museo Reina Sofía. Entre sus últimas exposiciones, figuran Para ambos lados de la frontera, en la Galería Carreras Mugica de Bilbao (2017) y Robando piezas, en la Moisés Pérez de Albéniz de Madrid (2013).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios