Observatorio de la provincia

Potenciar el import-export, una prioridad

El Puerto de Algeciras busca potenciar su carga de import-export junto al negocio de los transbordos, fundamental para las instalaciones del Campo de Gibraltar.

El import-export se define como el tráfico de mercancías donde el puerto es punto de origen o destino de la ruta marítima. Se trata de una actividad más rentable que el mero transbordo -paso de un buque a otro- ya que genera un efecto indirecto sobre el empleo y valor añadido por el posterior transporte terrestre. Las compañías que operan en Algeciras, considerado como puerto clave por ser nodo de numerosas rutas mundiales, quieren aprovechar ese potencial.

Para que este objetivo de futuro pueda materializarse, las navieras precisan de una buena red de comunicaciones terrestres. El Campo de Gibraltar ofrece frente a Tanger Med una red de carreteras consolidada y en expansión (con la A-48 como proyecto pendiente), así como infraestructuras ferroviarias en desarrollo con la reforma integral de la línea Algeciras-Bobadilla, vital para expedir productos. La media de 13 trenes semanales que expedía el puerto (paralizados por las obras), está llamada a crecer ya que el ferrocarril es más económico y ecológico que la carretera.

Además, cabe destacar la entrada en funcionamiento del primer sector de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) de la Bahía de Algeciras para conectar las instalaciones portuarias con la red de carreteras y ferroviaria mediante una plataforma intermodal, el segundo sector, ahora en construcción. En total, está previsto desarrollar 298 hectáreas de suelo.

Una parte fundamental del futuro de la actividad portuaria en el Estrecho de Gibraltar estará marcada por Total Terminal International Algeciras (TTI Algeciras), la filial de la surcoreana Hanjin Shipping que ha construido y prevé operar a partir de abril la tercera terminal de contenedores. La concesión, otorgada por la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA) en julio de 2008 durante un periodo de 30 años, está ubicada en la Fase A de la ampliación del recinto en Isla Verde Exterior. Hanjin eligió Algeciras por ser, entre otros factores, una entrada directa a la Unión Europea.

La compañía controlará la primera terminal semiautomática del Mediterráneo con el objetivo de manipular un máximo de 1,56 millones de contenedores tipo TEU (6 metros). La terminal será capaz de manejar futuras generaciones de megabuques con una capacidad de hasta 14.000 TEU. Junto a TTI Algeciras, las terminales de contenedores del Puerto de Algeciras están operadas por Maersk, a la que el puerto debe gran parte de su desarrollo y actividad con tres millones de TEU gestionados cada año, y TCA, que actualmente se encuentra sin actividad. Tanger Med mueve poco más de un millón de TEU cada año y su ampliación está en vía muerta por la crisis.

Por último, la Autoridad Portuaria se encuentra inmersa en la redacción de su nuevo Plan Estratégico, que establecerá las bases del futuro de las instalaciones. Tanto el presidente de la APBA, Manuel Morón, como el director general de la institución, José Luis Hormaechea, señalan que el documento estará regido por el punto de vista del puerto como negocio y actor social, siendo esta segunda premisa toda una novedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios