Javier Sánchez Rojas. Presidente de la CEC

"Contra la venta ilegal o la economía sumergida sólo cabe denunciar"

  • El máximo responsable de los empresarios gaditanos sigue exigiendo unidad: "Cádiz es una gran provincia, no tres". Valora el esfuerzo logrado con la ITI o el clúster.

Por primera vez, el presidente de los empresarios gaditanos se somete no sólo a las preguntas de este periódico, sino también a la de ciudadanos que han querido trasladarle sus inquietudes. Estas son sus respuestas.

Lola. Empleada pública

-¿Cree que las empresas de la provincia se han aprovechado de la crisis recortando plantillas y derechos laborales a sus trabajadores?

-En absoluto. Radicalmente no. Creo que una de las cosas que ha hecho una parte de la reforma laboral es que las empresas puedan ajustar, llegar a acuerdos con sus trabajadores. El 87% de las empresas tienen 0, 1 o 2 trabajadores, que siempre pensamos en las grandes factorías. Esos han tenido la posibilidad de salvarse todos y mantener abierto el negocio. Hasta la reforma laboral, la solución era o amputación total o parcial. Y eso se ve en el gráfico de destrucción de empleo antes y después, y no va en paralelo de la situación económica y lo he vivido en primera persona.

Jesús. Autónomo

-Qué puede hacer la CEC para lograr que las cuotas que pagamos sean en función de los ingresos, que sean variables.

-Como organización, estar permanentemente cada vez más en coordinación con ATA, a través de nuestra federación de autónomos. Estar donde se toman las decisiones, con argumentos y datos, como un martillo pilón. Aunque hay veces que sea difícil para un autónomo percibirlo, se han logrado cosas y se han evitado otras. En el proyecto de autónomos existió durante dos años la paradoja de que se daba una ayuda para quien se hiciera autónomo con bonificación los primeros seis meses, pero si se te ocurría contratar a una persona porque te iba bien, te quitaban la bonificación. Quiero que Jesús valore esto. Según los datos de la organización ATA, hacerlo como él plantea, al final les perjudicaría, porque por la declaración media de ingresos de los autónomos, tendrían que pagar más en cuanto a lo que declaran.

Daniel. Trabajador

-¿Qué medida de estabilidad laboral plantea para dar alguna seguridad al trabajador que no tenga suerte de contar con un contrato indefinido?

-Eso es el 27% de la población contratada. Es verdad que hay un mercado dual en el que unos trabajadores fijos con un status muy consolidado y otros temporales que no lo están. Desde el año 1978 llevamos 36 reformas laborales de más o menos calado. Por qué nos tenemos que quedar ahí, en una mesa de diálogo todo lo que queramos, desde nuevas modalidades de contratos a reducción del número de contratos, facilitar más algunas cosas. Lo que no quiero que se le olvide a Daniel es que las empresas contratamos y despedimos por necesidad, no por capricho, con o sin reforma laboral. Se contrata o se despide en función de la actividad económica.

Juan. Desempleado

-¿Cuándo considera un empresario que un trabajador no le es rentable por su edad?

-Nunca. Un trabajador deja de ser rentable para una empresa por razones de capacidad y productividad, por su actitud y su aptitud. No conozco ningún caso que sea así. Si Juan lo conoce, le agradeceré que me lo diga.

José. Desempleado

-¿Por qué siguen existiendo contratos basura de incluso algunas horas? Estos contratos también constan como empleo creado en los datos oficiales cuando en realidad es trabajo ocasional y muy precario.

-Todas las modalidades de contratación son legales. Los adjetivos suelen tener éxito, algunos no. Lo de contrato basura ha tenido éxito como adjetivo, pero es un modo de contratación legal y todos los contratos existentes están basados en un convenio colectivo que tiene padre y madre, sindicatos y empresarios. Sí comparto que a los empresarios nos gustaría crear más empleo de calidad. Yo le devolvería a José otra pregunta: ¿Usted contrataría a una persona ocho horas si sólo la necesita tres?

Laura. Empresaria 

-¿Por que los autónomos tenemos que pagar cuotas tan altas y encima sin derecho a paro? Las organizaciones empresariales deberían ser más reivindicativas en este sentido.

-Eso ya es cuestión de varas de medir. Gran parte del día lo dedico a escuchar a los empresarios. Al día siguiente de la convención del día 7, seguro que algún empresario o algún autónomo me dirá que tenemos que apretar un poco más. ¿Qué más? Es nuestro modelo y si a Laura se le ocurre algo que contacte conmigo por favor.

Pilar. Empresaria

-¿Qué medidas se pueden plantear desde la CEC para atajar la venta ilegal que tanto daño hace a las pymes?

-La denuncia. Que nadie se escude en eso que se dice mucho de que yo no soy un chivato. Hay comportamientos éticos, morales, sociales, culturales de por medio. Por ejemplo, la alta tolerancia que tenemos como sociedad con muchas infracciones y muy baja con otras. Toleramos que alguien se tenga que ganar la vida, pero es que así le está quitando el trabajo a otro. En esto, un modelo a seguir es Femca, que lleva meses con una campaña de denuncias de los talleres de reparación. Ahí ponemos en peligro hasta nuestras vidas. Si alguien arregla su coche en un taller ilegal, y falla un tornillo de una rueda, ¿a quién buscas después? Además afecta a los talleres legales. Y añado: bajada de cotizaciones sociales, menos burocracia, menos carga fiscal y así será más fácil de quien está de forma ilegal se pueda plantear que la sanción que le puede caer y el daño que hace es tan grande, que le compense montar su negocio.

Lucía. Autónoma

-¿Cuál es la reforma fiscal que considera indispensable y que ningún partido se ha atrevido a aplicar?.

-La primera, de manera inminente, la bajada de las cotizaciones. Estamos cinco puntos por encima de la media y eso beneficiaría la creación de empleo, porque es un impuesto que afecta directamente al empleo. Y que se pague en función de lo que se tiene, que no haya herramientas que permitan que una pyme se vea penalizada por ejemplo, cuando por tener más de 50 trabajadores te penaliza porque tienes que hacer el IVA mensualmente. Hay que adaptar al tamaño y a los ingresos de las empresas y hacer realidad eso de que se pague en función de lo que se tiene y lo que se genera. Y algo fundamental, que se acabe el impuesto de sucesiones. Pagar por comprar, pagar por tener y pagar por dejar, es pagar demasiado.

Mónica. Desempleada

-Alguna vez le he oído hablar de recetas contra la economía sumergida. ¿Han dado sus frutos? ¿También se aplican a los empresarios que no dan de alta a sus trabajadores o los contratan por menos horas de las que trabajan?

-Lo mismo de antes. La denuncia. Lo que no podemos hacer es generalizar, ya lo he dicho antes. Si esto se da, es el propio trabajador el que tiene que actuar. Podrá decir, es que ya no trabajaré más allí porque no querrán. Vale, pero podrá trabajar en condiciones en otro sitio. Después están los representantes sindicales, que presentarán la denuncia como sindicato; está la inspección de trabajo y los juzgados de lo Social. Si esto se da en los empresarios, hay que atajarlo. No pediría una receta para otros que no me aplicara a mí mismo. Pero no generalicemos con situaciones que a veces solo se intuyen. Si se tiene conocimiento de alguna irregularidad, Mónica tiene todas esas vías para denunciarlo.

Javier Sánchez Rojas tiene por delante otro reto. En pocos días, concretamente el jueves, la Confederación de Empresarios de Cádiz (CEC) que él preside, celebrará en Chiclana la segunda convención empresarial. En ella se expondrán las conclusiones que los distintos sectores extraen del panorama actual de la provincia y de líneas de actuación. Hoy, atiende a Diario de Cádiz.

 

-¿Qué salud tienen las empresas de Cádiz después de varios años en el cargo?

-En términos generales, mejor que al inicio de mi mandato, pero en una situación de lenta mejoría. La incertidumbre política en la que estamos está parando muchas cosas.

-¿Cree que la sociedad gaditana esta anestesiada? Ya no se sale a la calle con la unidad de hace años...

-Más que anestesiada, yo diría como he repetido muchas veces, que falta unidad en los planteamientos, en acción, en llamar con los mismos nudillos a las puertas, proyectar hacia fuera lo que se necesita porque los diagnósticos están más que hechos. Necesitamos como territorio innovar en las formas en las que se va hacia fuera. Hablar de épocas pasadas en la forma de hacer reivindicación no está la sociedad para eso. Innovar es, por ejemplo, la campaña de la Diputación o la foto de Montoro y Jiménez Barrios juntos en Madrid por la ITI. Ese es el camino.

-Pero al hablar de la ITI, muchos no pueden evitar pensar en el Plemca, las Atipe, Bahía Competitiva o Las Aletas...

-Es uno de los asuntos que escucho achacarlo a la ciudad de Cádiz y creo que forma parte de la marca España, lo de poner la pega antes de. Decir eso de 'no, si va a salir mal; no, si verás como al final'. Hablamos de una manera de ver las cosas que como sociedad tenemos que hacer el esfuerzo de cambiar.  

-¿Cómo afronta la CEC su participación en el clúster marítimo-naval ?

-Hay una cosa que es falsa. Él clúster no son cursos de formación. Él clúster es un peticionario del sistema de formación andaluz. Participa la agencia IDEA, y se le ha dicho a la Junta que tenemos datos de lo que vamos a necesitar. Hay un sistema de formación que puede ser mejorable, pero hay un compromiso de la Junta de arrancar ya, así que nada que objetar. La formación es una pata del clúster, la internacionalización es otra importantísima, la colaboración entre empresas también. El clúster sí tendrá entidad de hacer un trabajo que puede que Navantia o la industria auxiliar no puedan hacer por sí solas. Si lo hacemos entre todos en lugar de pelearnos por los pasillos para ver quién presenta el mejor presupuesto, habremos ganado. 

-La CEC parece mostrar más fortaleza con la acción propia y sus patas como Femca, Amep, los concesionarios...

-Hemos tenido que reaccionar a una situación complicada como cualquier empresa, a un entorno muy hostil económico, político, de interlocución, a un entorno deteriorado con entidades matrices como la CEOE con Díaz Ferranz. Gracias a mucha gente, como mis antecesores, no nos hemos visto afectados en algo, en reputación, que creo que es aceptable y esa es nuestra mejor herramienta. Hay algo en lo que pido a mi gente un mayor esfuerzo, y es coherencia entre lo que se pide y se ofrece. Nuestras organizaciones se han visto afectadas por bajas, desaparición de empresas, impagos, recursos cero y eso lo hemos sufrido pero buscando alternativas, con mucho sudor. 

-¿Que piensa de la gestión que están realizando los llamados alcaldes del cambio, en Puerto Real y Cádiz? 

-Con el de Puerto Real solo he coincidido una vez en un acto y solo nos dimos la mano, no hemos hablado. El de Cádiz estuvo en nuestra sede en unas jornadas. Echo de menos estabilidad. A los empresarios nos gusta levantarnos sabiendo las reglas del juego. Y creo que el alcalde de Cádiz perdió una oportunidad en las jornadas que le invitamos para hablar de las nuevas oportunidades que se abren con los 300.0000 metros que liberará el puerto para la ciudad, que eso para Cádiz es la joya de la corona. Eché de menos apuestas, modelos, guías, aceptadas o equivocadas, pero liderar un "por aquí queremos ir". Pero no quiso o no pudo. Lo que está pasando en Cádiz es de alguna manera lo que estamos viviendo hoy hace ya más de 100 días en España y es algo a lo que como sociedad nos va a costar adaptarnos, que es dialogar, a pactar, parece que las mayorías van a estar un tiempo desaparecidas. 

-¿Con qué estaría satisfecho cuando se celebre la próxima convención dentro de dos años? 

-Primero, para llegar a eso, hay que pasar la prueba de este jueves, que tiene varios retos. Primero, responder a las expectativas, con más de 350 inscritos que esperan oír propuestas, reivindicaciones, altavoces de lo que ellos padecen. Estoy convencido de que el trabajo de las mesas estará a la altura. 

-¿Todo lo que allí se presente tiene grado de compromiso, se plasmará en algún documento?

-Hasta el jueves no tendré el cierre de todas las propuestas. Cada mesa ha sido libre de abrir en su ámbito esas ideas, con un nexo común de metodología. Lo importante es que esto se ha hecho de abajo arriba. Estos dos años he ido apoyándome en los planteamientos de la primera convención. Escuchar a las bases es importantísimo. Dentro de dos años quiero que la convención se consolide, dentro de ese formato de noche de la empresa y convención cada dos años. 

-¿Cómo va su reto de acercar el Campo de Gibraltar a Jerez y a Cádiz o viceversa?

-Estoy insatisfecho casi siempre, pero estoy bastante contento porque estamos cumpliendo el año de la transición de formato. Hemos hecho más kilómetros que nunca, hemos tenido una gran acogida de las siete u ocho organizaciones afiliadas que están participando para la convención, y en las mesas hay un gran peso del Campo de Gibraltar. Todo esto se hace con trabajo y con kilómetros. He dicho alguna vez, como el eslogan de Renfe, que hemos acortado distancias pero no nos hemos acercado las personas ni las empresas y por eso he estado batallando, para que nos perciban más cerca. Somos una provincia, una gran provincia, no tres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios