Provincia de Cádiz

No ven el fin de las "cuchillas"

  • Moteros de la provincia critican el estado de algunas carreteras y de una de las más transitadas en la Sierra, la A-384, donde aún se aprecian los "guardarrailes antiguos"

Dicen que es una jaula para los motoristas sin apenas dobles barreras metálicas de protección y con un trazado de curvas que la hacen en algunos tramos muy peligrosa. Es la carretera A-384, entre Antequera y Jerez, donde la semana pasada falleció en accidente de moto una joven y su novio quedó malherido.

La A-384 es paso muy transitado durante los fines de semana y ruta obligada para el flujo de motoristas de la zona del Mediterráneo que asisten al gran premio de motociclismo de Jerez. Por eso, diferentes colectivos automovilísticos, entre ellos la Plataforma Motera para la Seguridad Vial, reclaman a las administraciones mejoras y la colocación de la doble bionda en su trazado, que ponga freno a los accidentes, la mayoría con mutilaciones.

"Es una de las carreteras más transitadas de la provincia y en la que se puede apreciar guardarrailes antiguos y aún con señales verticales, que te puedes tropezar con unas vigas tremenda", explica Joaquín Vázquez, el delegado provincial de esta plataforma, que lleva años con campañas de concienciación por la doble bionda. Esta organización tiene identificados en la A-384 dos puntos negros muy peligrosos, que se han cobrado ya demasiadas vidas. Uno de ellos es el punto kilométrico 21,8, en un tramo de 100 metros, en ambos sentidos. El otro se localiza en el punto kilométrico 74,2, en una longitud de 300 metros, también en ambos sentidos.

Por eso, pide a la Administración inversiones para corregir esos tramos mientras no sea una realidad el desdoble de la autovía hasta la localidad malagueña de Antequera. "Está obsoleta. Si va a tardar entre 10 ó 15 años la construcción de la autovía hay que eliminar los peligros", dice Vázquez, quien ya elevó junto a otros compañeros estas peticiones el pasado año ante la Subdelegación del Gobierno central en Cádiz.

"Llevo 20 años en la moto y ya he visto morir a ocho amigos por esta causa", dice Abdón Crespo, secretario del Motoclub SectorQuillo, que agrupa a motoristas de toda la provincia. Precisamente, a este grupo pertenecía la joven fallecida el pasado fin de semana. Crespo se queja de que están colocando la doble bionda "en lugares donde se ven, se gastan el dinero para que la gente lo vea, en autovías, pero ahí no sirven apenas de nada". En la Sierra, donde los motoristas suelen desplazarse los fines de semana para echar el día, disfrutar del paisaje y donde hay vías con menos tráfico, siguen en la mayoría de carreteras las "cuchillas asesinas". "En la Sierra no hay apenas ninguna barrera de protección. En la Alcalá-Puerto Galix son hasta de madera", asegura. Ahora que se acerca el Gran Premio de Motociclismo, "he visto ya trabajos en zonas de la A-4 y de Jerez "pero todo va muy lento", explica. El secretario del SectorQuillo confirma que seguirán con las quejas y las concentraciones, que hacen a nivel nacional, para intentar parar este tema, "porque a los motoristas nos matan".

Víctor Ojeda es empresario y regenta Mic Mic World, un negocio relacionado con el mundo de las motos, en Villamartín. Como él, muchos otros empresarios del sector están implicados en defender la seguridad vial en la carretera. "Aunque vayas a 40 kilómetros por hora y te caes, un guardarrail te mutila. Actúa como una cuchilla", explica. Y evidencia: "la carretera está pensada para el coche. No sólo hay problemas con los guardarrailes. No hay vías de escapatorias para las motos".

El último accidente mortal en un tramo de Olvera les congeló la sonrisa. El Moto Club Olvera, que tiene 80 aficionados, siente cada accidente en la A-384 como propio. De hecho, este fin de semana no salió nadie con la tragedia de los jóvenes motoristas de la Bahía. "Es increíble que no haya doble valla con lo que se mueve en Jerez", explica Basilio Madrid, su presidente. "El problema no es la velocidad. Es que te metes debajo de esos pivotes, que matan", añade.

Este club se ha sumado como otros muchos de toda la provincia a la reivindicación de 'Guardarrailes asesinos', que promueven las plataformas por la seguridad vial, y que pretende manifestarse el sábado por la tarde en Cádiz. Denuncia que no hay doble banda entre Olvera y Algodonales, que es uno de los trazados más dificultosos con curvas cerradas y peligrosas, que ponen en jaque a más de un conductor. Y otro enclave conflictivo es antes del primer cruce de Olvera, viniendo desde Jerez. "Por desgracia cuando hay algún accidente en la zona sabemos dónde puede ser", confiesa el motorista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios