Los representantes de Cádiz

¿Qué van a hacer por nosotros?

  • Estos van a ser nuestros representantes por Cádiz si existe legislatura. ¿Cuáles son sus inquietudes y nos servirá de algo?

La provincia aporta trece nombres a las dos cámaras, nueve para el Congreso y cuatro para el Senado. Debido a las disciplinas de partido en el Congreso y el Senado nuestros representantes tienen pocas posibilidades de presión ya que no deben sus nuevos puestos y privilegios a los votos de los ciudadanos, sino a sus posiciones en sus respectivos partidos. Pero, en fin, hagamos como que funciona.

Nuestro principal diputado por Cádiz, el ganador, es vasco y es juez. Se trata de un hombre que ha hecho un esfuerzo por ser cercano, pero Fernando Grande-Marlaska (Bilbao,1962), que si hubiera Gobierno socialista sería ministro del Interior y si no lo hubiera, con toda seguridad, dejaría de ser diputado, tiene unas ideas de las necesidades de la provincia propias de alguien de Bilbao que nos tiene cierto cariño. Será, sin duda, nuestro diputado más influyente y su principal preocupación se se encuentra en el Campo de Gibraltar y en su lucha contra el narcotráfico. Durante estos meses también ha detenido la llegada de inmigrantes a las costas restringiendo el área de actuación de Salvamento Marítimo. No es mal ministro, pero, sin duda, no es un diputado por Cádiz.

Los otros dos diputados del PSOE tienen perfil muy distinto. Eva Bravo es jerezana y viene de su Ayuntamiento, del de Jerez. Currículum justito, su materia es la vivienda, pero todo apunta a que sera diputada recluta. Juan Carlos Campo (Osuna, 1961), que fue secretario de Estado, es magistrado y con una sólida formación. Tiene ideas muy claras sobre la reforma de la Justicia, pero aún no se encuentra en la primera línea de las voces que se escuchan en Ferraz.

El segundo partido de la provincia es Vox y su líder es Agustín Rosety (Cádiz, 1948), un coronel que acabó jubilándose con el grado de general de brigada, pero sin predicamento alguno en las Fuerzas Armadas. Pese a que firmó un escrito sobre los valores militares de Franco, es menos radical de lo que parece. Su gran objetivo, a juicio de sus declaraciones, es que la industria naval recobre protagonismo en la Bahía. El número dos es Carlos Zambrano, (San Fernando, 1969)un abogado isleño del que poco se sabe aparte de que fue uno de los fundadores de Vox en la provincia y de que su abuelo, Francisco García-Ráez, fue un histórico alcalde franquista de San Fernando. Por ello, es difícil saber cuál será su papel en el Parlamento.

El PP ha vuelto a fracasar, aunque ha mejorado. Si en abril tenía un parlamentario, ahora tiene dos. María José García-Pelayo (Jerez, 1968) es un producto puro del partido. Fue alcaldesa de Jerez, conoce bien el Congreso, y quienes conocen bien ese mundo dice que trabaja mucho en la sombra (lo que se dice de la gente de medio campo que cuando acaba el partido te preguntas si han salido). Está en las comisiones, peero ni pregunta, ni hace propuestas. La sombra de Gúrtel le persigue, pese a que se mire por donde se mire su papel, de existir, fue menor en un contratación menor. Ahora el PP coloca a un parlamentario más, una de las novedades en la alineación gaditana en Madrid. Es Pepe Ortiz (Vejer, 1983), alcalde de Vejer, politólogo, que ha mantenido una batalla encarnizada con Antonio Sanz, y digamos que ha perdido, por hacerse con el control del partido en su zona de influencia. Su contraprestación no es pequeña y en su mano está trasladar problemas de los pueblos en la provincia con más paro de España.

Podemos ha perdido a uno de los parlamentarios más combativos a la hora de trasladar los problemas de la provincia. Guardia civil, representante de la asociación de los agentes, Juan Antonio Delgado debe de ser despedido como un buen parlamentario para Cádiz, lo que quizá no deba decirse de Noelia Vera (El Puerto, 1985), que manteiene su escaño y que juega su papel en el organigrama de Podemos nacional, pero que apenas ha jugado como parlamentaria provincial. Tiene estudios de Periodismo y se hizo cercana a Pablo Iglesias en su programa de internet La Tuerca. Ni vive aquí, ni visita la provincia. Sus conocimientos sobre las necesidades de la provincia son muy básicos y su principal tarea consiste en compartir la portavocía de la formación en Madrid sin que tenga, por lo demás, ninguna capacidad de liderazgo.

Mari Carmen Martínez ha salvado uno de los pocos papeles que le quedaban por salvar a Ciudadanos en una debacle digna de estudiar en nuestra historia política. Jerezana, ha presidido la asociación de sumillers y hubiera sido un ejemplo de esa España ‘guapa’ a la que España acaba de dar la espalda. En la minilegislatura anterior no pudo mostrar sus cualidades y ahora, con un grupo parlamentario de diez diputados, no creo que sorprenda. El número dos, Javier Cano, campeón de preguntas en la decimosegunda legislatura (la fallida es la 13), está fuera.

Luego hay cuatro senadores. Ha habido un cambio. Entra el alcalde de Algeciras y cae el que tenía Ciudadanos, Carlos Pérez.Los otros son los tres del PSOE. A estas alturas es inútil intentar convencer a alguien de que el Senado sirva para algo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios