Provincia de Cádiz

El traslado del Museo para dejar sitio a la Alcaldía se iniciará en semanas

  • El Ayuntamiento adjudicó ayer los trabajos a una empresa especializada por 47.491,29 euros

La adjudicación del traslado de los fondos del Museo Histórico Municipal por 47.491,29 euros activó ayer definitivamente -y tras varios meses de preparativos- los planes del gobierno municipal para reubicar la Alcaldía en la histórica finca de Real, 63 (construida en 1755).

Que comience la retirada del material y las consiguientes obras de adaptación del inmueble es ya cuestión de unas semanas, justo el tiempo que tarden en resolverse los trámites administrativos necesarios y en formalizarse el contrato con la adjudicataria, la empresa especializada Cañadas, Arte y Exposiciones, que es la que se encargará de esta tarea.

El propio delegado de Presidencia, Conrado Rodríguez, se refirió ayer a este contrato como "el primer paso" para llevar el museo de la ciudad hasta el Castillo de San Romualdo, donde la intervención que se lleva a cabo desde hace una década está a punto de concluir definitivamente.

Casi al mismo tiempo , el equipo de gobierno gestiona otro contrato, el de la adecuación de las instalaciones que ocupa el Museo. Según indicó la propia alcaldesa, Patricia Cavada, el expediente pasará también por la mesa de contratación en breve -también es cuestión de días- porque lo que se pretende es que estos trabajos puedan dar comienzo inmediatamente tras el traslado de los fondos del museo para no perder más tiempo.

La puesta a punto del edificio del Museo consistirá fundamentalmente en la adaptación del inmueble para su nuevo uso. El grueso de la intervención -explicó el concejal de Presidencia- se centrará en mejorar la accesibilidad del edificio (entrada, aseos, puertas, que actualmente no están preparadas para personas con movilidad reducida) y en el arreglo de su deficiente climatización.

Frente a las críticas del PP, que recriminan a la alcaldesa que afronte todo este movimiento de dependencias municipales para contar con un despacho "bonito", el equipo de gobierno señaló ayer que precisamente eso, el despacho de la regidora, es una de las cuestiones que menor importancia tiene en la intervención puesto que dicho despacho "ya existe y hace tiempo, desde 2010, que viene utilizándose". "Es algo que ni siquiera necesita obras", apunto Conrado Rodríguez. Además, el propio Loaiza, mientras fue regidor, no tuvo reparo alguno en hacer uso de dicho despacho "bonito", como bien recordó el concejal de Presidencia aireando incluso algunas antiguas fotografías del anterior alcalde haciendo uso de estas dependencias del Museo en sus funciones de regidor.

Desde el ejecutivo municipal se recordó que, junto a las dependencias de Alcaldía-Presidencia, se marcharán también a la finca de la calle Real las oficinas de los distintos grupos municipales para dar cumplimiento al compromiso contraído en su momento para alojar a todas las formaciones políticas con representación junto a la Alcaldía, "simplemente porque un Ayuntamiento está donde esté la Alcaldía".

Pero la faceta más importante de esta operación que ya se ha puesto en marcha será el traslado de la Oficina de Atención al Ciudadano que actualmente -y desde hace más de nueve años- se ubica provisionalmente en las dependencias municipales de la calle Isaac Peral, donde los isleños tienen que acudir para cumplimentar los trámites más comunes: registro, padrón, expedición de documentos oficiales...

"Salta a la vista que este espacio en el que actualmente se atienden a los ciudadanos no es el más adecuado", afirmó el concejal de Presidencia. "El traslado al actual museo hará que la ciudadanía reciba la atención que merece una ciudad con casi cien mil habitantes".

Desde el equipo de gobierno, en este sentido, se justificó la necesidad de esta actuación para paliar las carencias que arrastra la administración local y que -insistió Conrado- "en cuatro años de gestión del PP no se han querido solucionar". El movimiento de las dependencias municipales -insistió este edil- permitirá, por un lado, avanzar en el traslado del Museo a su ubicación definitiva, el Castillo de San Romualdo, que es a lo que el PSOE se comprometió en las elecciones; y por otro, paliar en parte las carencias de los servicios municipales y mejorar la atención a los ciudadanos mientras que no concluye la rehabilitación del Ayuntamiento, cuyas obras se prolongarán durante dos años. No se puede -insiste el equipo de gobierno- reducir la cuestión al despacho de la alcaldesa cuando éste además ya existe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios