Provincia de Cádiz

Lo sentimos, tendrá que volver mañana

  • Conil recibe miles de visitantes que no pueden realizar sus compras en los supermercados domingos ni festivos al no ser todavía Zona de Gran Afluencia Turística.

Domingo. Último día de la semana. El primero de vacaciones para muchos. Además, este año toca cambio de quincena. Conil se ha preparado durante un largo periodo para recibir miles de turistas y visitantes que eligen este municipio por sus encantos, los mismos que lo han situado como uno de los destinos turísticos de referencia no sólo de Andalucía, sino de toda España. Según datos del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, Conil recibió en mayo más de 98.000 pernoctaciones, lo que la sitúa como el segundo municipio del ránking provincial.

Problemas en Conil para realizar compras en los supermercados los domingos y festivos /

Únicamente Chiclana logró romper la barrera marcada con más visitantes. A esto hay que sumar que cada vez son más los foráneos que eligen el apartamento turístico para pasar sus vacaciones. Juan es uno de ellos. Acaba de llegar junto a su grupo de amigos. Laura, Alberto y Jesús ya dijeron antes de iniciar la marcha que habría que comprar antes de llegar a Conil. Ahora se lo recuerdan con la frase más pronunciada por aquellos que adivinaron lo que ocurriría con premura: “Te lo dijimos. Ahora, ¿qué hacemos?”. Llenar la nevera era en una de las primeras tareas por hacer. Sin embargo, la decisión de Juan ha complicado la semana. Poder hacer la compra en Conil, teniendo en cuenta que estamos en domingo, se va a convertir en toda una osadía. La familia que compartirá bloque con ellos estos días se lo advierte en cuanto se cruzan con ellos. “Hasta mañana lo vais a tener difícil. Tenéis dos opciones: esperar a mañana y pasar hoy como podáis o ir a Chiclana”. Todos los supermercados están cerrados a cal y canto. No es decisión de los comerciantes. No pueden abrir porque el municipio no cuenta con la calificación de Zona de Gran Afluencia Turística. Esta declaración permitiría a las superficies comerciales de más de 300 metros cuadrados abrir sus puertas domingos y festivos durante la época estival para así poder prestar un servicio mejor a un municipio que quintuplica su población en los meses de verano.

Al final, Juan y el resto de amigos han decidido que tienen que esperar al lunes. Lo que se encuentra cuando se dispone a hacer la compra son colas, masificación, dificultades para aparcar… La escena también se repite de forma especial los sábados. Los que conocen el municipio saben que la mayoría de establecimientos estarán cerrados.

La consultora Telling Insights ha analizado la experiencia de compra durante los meses de julio y agosto en Conil, tanto de visitantes como de residentes. Las conclusiones de esta encuesta revelan un deterioro de la experiencia de compra en verano en el municipio en los meses que dura el estío. Nueve de cada diez residentes de Conil afirman que es más incómodo comprar en verano que en el resto del año. A las colas a la hora de pagar, se le suman la masificación de los establecimientos comerciales, sobre todo los días previos y posteriores a los festivos -sábados y lunes en su mayoría-, así como más colas en las distintas secciones y los problemas de aparcamiento. Todo ello con la consiguiente incomodidad que produce. Estas situaciones incómodas que se producen en la compra de alimentación y bebidas en Conil en verano también son percibidas por el visitante, que manifiesta, según datos de la misma encuesta, encontrarse más frecuentemente masificaciones en los establecimientos, más colas a la hora de pagar y más problemas de aparcamiento que en su municipio de origen.

Como revelan los datos del trabajo realizado, la experiencia de compra se ve mermada en verano, pero podría mejorar considerablemente si los establecimientos comerciales en Conil contasen con mayor flexibilidad de horarios durante julio y agosto. Y es que hay una realidad más que evidente: el horario comercial de verano en Conil no puede ser el mismo que en invierno, ya que la población del municipio, según establecen los datos aportados por el propio Ayuntamiento, se quintuplica. De los 22.000 residentes que alberga Conil habitualmente, la localidad pasa a contar dentro de su término municipal con más de 100.000 en verano. Los encuestados, sobre todo los jóvenes, piensan también que es imposible mantener la misma ratio de apertura en época estival: un 75% de las personas entrevistadas con edades comprendidas entre 18 y 35 años cree que ampliar en julio y agosto las horas y días de apertura de todas las tiendas de alimentación de Conil ayudaría a mejorar el servicio a los clientes.

Una afirmación que cobra más sentido aún teniendo en cuenta que todos los sectores amplían sus horarios en la época de gran afluencia turística a la localidad para poder atender y dar un buen servicio ante la gran masificación existente por la confluencia de visitantes y residentes habituales: desde los negocios de ocio (hoteles, bares y restaurantes), pasando por otro tipo de comercios como gasolineras, farmacias e incluso los servicios públicos. El 70% de los comercios que han participado en la encuesta aseguran que amplían tanto el número de horas como los días de apertura de sus negocios en verano. Todos excepto las superficies comerciales de más de 300 metros cuadrados, que se encuentran con la limitación mencionada al no contar el municipio con la declaración de Zona de Gran Afluencia Turística.

Conil está declarado Municipio Turístico por la Junta de Andalucía desde el año 2006, un título que necesita requisitos mucho más exigentes, si cabe, que para contar con el de Zona de Gran Afluencia Turística (ZGAT). La mención debe solicitarse a la Junta de Andalucía, pero son los Ayuntamientos los que tienen que solicitar este postulado. El consistorio conileño se esforzó para ser declarado municipio turístico. No obstante, aún no ha optado por iniciar los trámites para contar con la catalogación de Zona de Gran Afluencia Turística en el municipio. En el caso de Conil cumple sobradamente con los criterios para poder ser denominada como tal. Entre ellos se encuentra presentar una concentración suficiente, cuantitativa o cualitativamente, de plazas en alojamientos y establecimientos turísticos o bien en el número de segundas residencias, respecto a las que constituyen residencia habitual, cuando la zona pertenezca a un municipio declarado como turístico -criterio que cumple Conil- o acreditar que se alcanza que el número de pernoctaciones durante al menos tres meses al año es superior al 5% de vecinos y vecinas del municipio.

Esta demanda de flexibilidad de horarios comerciales en verano en municipios como Conil también la realizan los propios supermercados, que se encuentran con dificultades para dar un buen servicio durante la época estival. Desde la Confederación Andaluza de Empresarios de Alimentación y Perfumería (CAEA), su secretario general técnico, Álvaro González Zafra, incide en el posicionamiento moderado de la organización que representa en materia de horarios comerciales y aperturas en domingos y festivos buscando, en todo caso, “el equilibrio de los intereses del sector comercial, de sus distintos formatos y realidades, así como también el interés de los trabajadores y de los consumidores”. Por regla general, CAEA defiende el afianzamiento del estatus quo existente en Andalucía en materia de horarios comerciales y, en todo caso, “avanzar en la mejora de los criterios que determinan las aperturas dando satisfacción a las necesidades reales de las empresas y de los consumidores “.

Como criterios generales, para CAEA las aperturas en domingos y festivos están justificadas cuando se produce la coincidencia de dos o más festivos continuados, cuestión determinante para la distribución alimentaria, o bien cuando existen zonas y periodos con alta densidad turística, donde los principios rutinarios de compra son diferentes en el sector de alimentación. “El cliente compra cualquier día de la semana y, además, existe una alta rotación de entradas y salidas a las segundas residencias durante los fines de semana, por lo que la elevada concentración y rotación de población requiere de medidas flexibles en relación con la apertura comercial”.

En este sentido, las Zonas de Gran Afluencia Turística pueden constituir, según el criterio de CAEA, “una garantía de mejor servicio para los visitantes y turistas, que aporte competitividad a los municipios y mayor flexibilidad a los consumidores”, siempre y cuando, como defiende CAEA, los datos que acrediten el incremento exponencial de la población en base a la normativa vigente sean concluyentes y con dichas declaraciones se preste un mejor servicio al consumidor en la zona y periodo en cuestión, como ocurre en el caso de las localidades que gozan del reconocimiento de “municipios turísticos”, donde los requisitos de incremento poblacional se cumplen sobradamente, estando en todo caso más que justificada la declaración de zona de gran afluencia turística como garantía de calidad en el servicio a los ciudadanos por parte del sector comercial.

Los resultados de la encuesta concluyen que los municipios con gran afluencia de turistas, caso de Conil, precisen de unos horarios comerciales flexibles para poder satisfacer las necesidades de aquellos que acuden a él y faciliten su opción de compra. Así lo han manifestado residentes y turistas que cada año acuden al municipio y sufren las consecuencias de no poder tener siempre a mano un supermercado en el que abatir ese síndrome de la nevera vacía. Con todo ello, la pelota queda en manos del Ayuntamiento, ya que es la administración local de cada municipio el ente que tiene en sus manos la posibilidad de permitir que sus turistas y residentes puedan llenar sus neveras sin necesidad de mirar si es domingo o festivo o no lo es.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios