Secuestro en Conil por un ajuste de cuentas “Como no aparezca eso, te vamos a atar a una silla y te vamos a matar”

  • La Audiencia de Cádiz condena a seis acusados de secuestrar a un hombre en Conil “en venganza por asuntos pendientes”

Vista de El Palmar, donde la víctima fue liberada por la Guardia Civil. Vista de El Palmar, donde la víctima fue liberada por la Guardia Civil.

Vista de El Palmar, donde la víctima fue liberada por la Guardia Civil. / Manuel Aragón Pina

La Audiencia Provincial de Cádiz ha condenado a seis acusados de secuestrar a un hombre en Conil hace más de ocho años “en venganza por asuntos pendientes”. Además de retener a la víctima dentro de un coche, los procesados la agredieron, la llevaron a rastras y la amenazaron de muerte. El secuestro se vio frustrado por la intervención de los agentes de la Guardia Civil, quienes además hallaron en el interior del vehículo dos pistolas en perfectas condiciones de uso escondidas en dos guantes de boxeo junto a la rueda de repuesto.

Los encausados admitieron ser los autores de los hechos antes descritos, evitando así la celebración del juicio. Esta confesión, unida el excesivo retraso que ha sufrido esta causa, les ha valido a los ahora condenados una rebaja de las penas de prisión finalmente impuestas, que oscilan entre los dos años y nueve meses de cárcel y los dos años.

La sentencia, que es firme, da por probado que el 9 de febrero de 2011 tres de los acusados se desplazaron desde Sevilla hasta la zona de El Palmar, en Vejer, en un turismo marca Volkswagen Bora.

Una vez en El Palmar, los tres procesados antes mencionados se reunieron con otros tres. Los seis juntos “concertaron un plan a fin de encontrar a H.A. y, en venganza por asuntos pendientes, atentar contra su persona”, especifica la resolución judicial.

Así, cinco de los encausados se trasladaron en el Volkswagen Bora hasta Conil, pues conocían los lugares que frecuentaba H.A. en dicha localidad. Sobre las 14:30 horas, lo localizaron en la gasolinera La Atalaya. Los secuestrados se apearon rápidamente del vehículo y comenzaron a propinarle a H.A. “repetidos golpes en el rostro”. Después lo arrastraron, lo metieron dentro del coche y se lo llevaron a El Palmar.

Durante el trayecto, especifica la sentencia, los raptores continuaron agrediendo a la víctima al tiempo que le referían frases tales como “como no aparezca eso, te vamos a matar”, “o aparece o te matamos” o “te vamos a atar a una silla y te vamos a matar”.

Los agentes intervinieron droga, móviles y dos pistolas a los secuestradores

En El Palmar, el grupo se dio encuentro con el sexto encausado, quien se subió al vehículo impidiendo con su cuerpo que H.A. pudiera escapar. En ese lugar, sobre las 15:00 horas del mismo 9 de febrero de 2011, agentes de la Guardia Civil localizaron el turismo en cuestión y lograron liberar al secuestrado de sus agresores.

Los agentes que intervinieron en esta operación practicaron una primera inspección ocular del Volkswagen Bora y se incautaron de cinco teléfonos móviles, 550 euros y una bolsa de plástico con hachís prensado que arrojó un peso total de 0,848 gramos y un índice de tetrahidrocannabidol del 13,2%.

Días más tarde, en concreto el 14 de febrero de 2011, guardias civiles especialistas del Laboratorio de Criminalística de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de Cádiz realizaron otra inspección ocular más exhaustiva del vehículo. Al retirar la alfombra que cubría el suelo del maletero, los agentes hallaron bajo el receptáculo de poliestireno expandido –junto a la rueda de repuesto– dos guantes de boxeo en cuyo interior había dos pistolas en perfectas condiciones de funcionamiento: una pistola marca Blow, modelo M.06, de calibre de 9 milímetros, la cual tenía alterada su ánima y eliminado su deflector; y una pistola marca BBM, modelo 315 AUTO, de calibre de 8 milímetros, que había sido transformada para disparar munición metálica del calibre de 6,35 milímetros.

El Juzgado Mixto número 2 de Chiclana acordó en febrero de 2011 prisión provisional para los seis implicados en este secuestro, si bien dos de ellos consiguieron la libertad provisional un año más tarde; otro la logró en diciembre de 2012; un cuarto procesado, en enero de 2013; y los dos restantes, en febrero de 2013. Así pues, todo el tiempo que estuvieron privados de libertad les computará para el cumplimiento de la condena ahora fijada.

A consecuencia de estos hechos, H.A. resultó con edema y dolor en región malar derecha, hematoma en región periorbitaria inferior derecha, hematoma en pabellón auricular derecho e inflamación del dorso de la mano derecha, precisando para su curación tan solo de una primera asistencia facultativa. Por estos daños, sus secuestradores lo han indemnizado en la cantidad de 500 euros.

La magistrada María Oliva Morillo ha sido la ponente de esta sentencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios