Provincia de Cádiz

Un raudal de ilusión convertido en sello personal

  • Laura Bahamonde gestiona La Maga Trabajo Social, una empresa de servicios sociales con once años de actividad y que da empleo a 120 profesionales

Comentarios 19

2.300 euros de inversión inicial en una pequeña oficina de ocho metros cuadrados para generar autoempleo. Once años más tarde, más de un millón de euros de facturación, delegaciones en Cádiz, Jerez y Campo de Gibraltar y 120 empleados.

Laura Bahamonde, 33 años, es gerente de La Maga Trabajo Social SL, una empresa de gestión de servicios sociales y educativos "cuya finalidad es promover una mejor calidad de vida a los colectivos más vulnerables: jóvenes en riesgo de exclusión, fracaso escolar o personas con dificultades de aprendizaje", explica esta gaditana, diplomada en Trabajo Social por la UCA y futura MBA. "Hemos creado nuestros propios planes formativos y un sistema innovador de enseñanza basado en las bases de la animación sociocultural", relata.

Nuestra empresaria derrocha ilusión y compromiso con su proyecto, que ha superado todas sus expectativas. "Ahora somos una empresa respetada, con gente que quiere trabajar en ella, referencia en varios campos, que ha conseguido crear un futuro para muchos profesionales, ha dado oportunidades y experiencia a un número enorme de jóvenes profesionales, y ha visto cómo muchos de ellos se casan, tienen hijos y echan raíces. Jamás soñé que pudiera ser así", señala Laura con orgullo.

Su sector se mueve en un mercado amenazado por grandes empresas que bajan los precios "a niveles ridículos, a costa de pagar sueldos miserables a profesionales de tercera fila con servicios de baja calidad". La Maga se mantiene "al pie del cañón" gracias a lo contrario: "ante todo, un proyecto de vida y la expresión de una filosofía personal que trata de ver a las personas como tal". Sus fortalezas son "la atención prioritaria a las personas y sus necesidades, la creatividad, la capacidad de adaptación y la creación de sistemas educativos nuevos pensados por y para la mejora continua", explica la empresaria.

Hablando del futuro de nuestra sociedad, Laura Bahamonde cree que "no podemos seguir enseñando a los niños/as que no tienen responsabilidades ni obligaciones, ni seguir premiando a los que fracasan en detrimento del que se esfuerza, porque se equivoca el mensaje. Las cosas deben tener un desenlace lógico y debemos exigir educación, esfuerzo real, trabajo eficaz y productivo, y responsabilidad por todo aquello a su cargo", sostiene.

Respecto al papel de las administraciones, sostiene que "debe ser el árbitro imparcial que instale las reglas para la buena salud del mercado de trabajo. Y por supuesto, debe defender a su red empresarial de las amenazas externas, dentro de la legalidad y el libre mercado, con medidas extraordinarias que favorezcan la competitividad".

La Maga también apoya su crecimiento en las Nuevas Tecnologías: "consiguen ponernos en contacto con un número enorme de posibles clientes a los que no podríamos acceder de otras formas y te da acceso a una cantidad de información terrible. Un profesional puede desarrollar un temario en un tiempo record y agilizar las órdenes o el trámite de documentación interna o externa; esto es una ventaja. También es verdad que no hay empresa que no tenga estas ventajas hoy en día y que si carece de ellas no sería competitiva y fracasaría en poco tiempo".

"Con la incorporación de las redes sociales hemos dado un gran paso, ya que ahora el cliente final, no aquel que nos paga, sino el que recibe el servicio, puede acceder a nosotros en tiempo real y expresar su opinión, esto nos ayuda a detectar posible fallos", mantiene esta profesional.

"Pero aun con tantas ventajas, una máquina no puede sustituir la genialidad de una persona, el don de la oportunidad y el espíritu de la misma, y sin eso no hay empresa", apostilla. Su web www.lamaga.es expresa muy bien esa filosofía, que Laura ha convertido en sello personal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios