movilidad

Un puente, 100 mil coches y 100 mil personas

  • La ciudad de Cádiz cuenta sólo con un 2,6% de su espacio público libre, según el PGOU 

Vista cenital del Puente de la Constitución 1812. Vista cenital del Puente de la Constitución 1812.

Vista cenital del Puente de la Constitución 1812. / Julio González

La Semana Europea de la Movilidad y el Día Mundial del Automóvil llegan este año arropados de ruido. La efemérides cae, en la capital gaditana, con una red viaria sumergida en un proceso de reestructuración que aún no ha terminado: el casco antiguo está pendiente de la finalización de las obras del carril bici, mientras que el Paseo Marítimo se ha convertido en los últimos meses en un espacio de preferencia peatonal. Una vuelta de tuerca más en el siempre asfixiante tema del estacionamiento en Cádiz.

Cádiz –nos decimos, vindicamos– es una ciudad hecha para pasear. Fernando Ruiz, de la Asamblea Ciclista Cádiz, cifra gráficamente la desmesura en la que vivimos: en Cádiz, esa ciudad hecha para pasear, se ha construido un puente con capacidad para meter en la ciudad 100.000 coches al día. Una ciudad con 116.000 habitantes –y bajando a velocidad de hemorragia–: “Es una infraestructura totalmente sobredimensionada que sigue apostando por el coche. Imagina si toda esa inversión se hubiera hecho en el transporte público”.

“En Cádiz, como casi en el resto del mundo, llevamos décadas perdidas en apuesta por el transporte público, y hay que buscar una responsabilidad política y social al respecto. En vez de fomentar el uso del transporte público o de la bici, o crear entornos agradables para el paseo, como otros países de Europa llevan haciendo años, se ha fomentado el coche. Y fíjate que un área como la de la Bahía de Cádiz, con una población de 600-700 mil personas, permite una demanda continua, fluida, de transporte público. Cádiz capital, además, cuenta con un núcleo privilegiado en el que llegas justo al centro, al ayuntamiento, en tren, buses, catamarán y esperemos que tranvía. Hay que avanzar con mejores frecuencias, con una tarifa única en la zona y de integración total de los transportes públicos. Si haces posible y facilitas lo público, con los problemas de aparcamiento que tiene Cádiz, te olvidas del coche”.

Dentro de las peculiaridades de Cádiz capital se encuentran datos como los siguientes: según lo que recoge el Plan de Movilidad Urbana Sostenible, el 50% de los desplazamientos de la ciudad se realizan a pie –aunque el 69% del tráfico rodado sea sólo urbano–.

Para Fernando Ruiz, todo el clima de protesta respecto a las obras del carril bici, la escasez de aparcamientos, la influencia o no de un Paseo Marítimo más peatonal en los locales de la zona, responde a una “politización para crear polémica”. La ciudad aún puede contar –calcula– con unas treinta y pico mil plazas de aparcamiento público libres.

"No hay sitio para viviendas y queremos dárselo al coche. El espacio público vale mucho, y en Cádiz, más"

“El espacio público –indica– hay que repartirlo, dotarlo de espacios amables para la ciudad”. Menciona casos como el de la plaza la Fuente o la plaza de la Reina, en el Corralón, que funcionaban como bolsas de aparcamiento y ahora son zonas infantiles: “No hay que darle todo al coche –continúa–. Hay que ser consciente del problema de espacio público que tiene esta ciudad, de la densidad de población que tiene. No tenemos sitio para construir viviendas y queremos buscarle un sitio al parque automovilístico, que ocupa muchísimo. El espacio público vale mucho, y en Cádiz, más".

El colectivo La Zancada reivindica los derechos del peatón y las mejoras en la accesibilidad y la movilidad peatonal. Su portavoz, Antonio Luna, considera que ha habido falta de información. “Desde el ayuntamiento de Cádiz, al menos al principio, se ha intentado hacer como que no pasaba nada: evadir el tema porque sabían que era conflictivo –señala–. Desde los grupos que nos dedicamos a la movilidad sostenible, contabilizamos un proyecto como favorable si le está quitando espacio al coche”.

“El carril bici –prosigue–, no sólo tiene como objetivo facilitar la vida a las bicicletas, sino ganar espacio con movilidad sostenible: el modelo que teníamos antes ganaba espacio a la bici para quitárselo al peatón. El proyecto actual no es perfecto, pero ese cambio de criterio ha existido:hay que contarlo a la ciudadanía y dejarlo claro. Eliminar plazas de aparcamiento supone una mejora: un espacio público dedicado mayoritariamente a la circulación y al aparcamiento de vehículos no habla bien de ninguna ciudad”.

“La ciudad de Cádiz y su gente tienen todo el derecho a disfrutar de su espacio público y a no condenar su ciudad a ser un continuo aparcamiento –insiste Luna–. La normativa urbanística de Andalucía obliga a dejar un 5% de espacio público libre: en Cádiz ese porcentaje no llega al 2, 6%, según datos del PGOU. Eso hay que contárselo a la ciudadanía: no hay más remedio que trabajar por ello porque es mejor para todos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios