Tribunales Cádiz

Cuatro años de prisión por trasladar en patera a 23 inmigrantes de Marruecos a España

  • La travesía por el Estrecho duró cuatro días, la patera cuadriplicaba su aforo y las condiciones meteorológicas adversas obligaron a sus ocupantes a achicar agua con garrafas

Inmigrantes rescatados por Salvamento Marítimo. Inmigrantes rescatados por Salvamento Marítimo.

Inmigrantes rescatados por Salvamento Marítimo. / Erasmo Fenoy.

La Audiencia Provincial de Cádiz ha condenado a un hombre a cuatro años y medio de prisión por trasladar a más de 20 inmigrantes desde Marruecos hasta las costas españolas dentro de una pequeña patera y en unas condiciones tan precarias que puso en peligro la vida de sus ocupantes.

El piloto, marroquí de 30 años, indocumentado y en situación irregular en España, se encontraba en prisión provisional por esta causa desde el 27 de noviembre de 2019. A principios de este mes de junio, cuando  estaba previsto que se celebrase el juicio en la Audiencia de Cádiz, el procesado admitió ser el autor de los hechos por los que venía siendo acusado y aceptó la pena de cuatro años y medio de cárcel en un acto de conformidad. 

Así, el tribunal de la Sección Cuarta, encargado de juzgar el caso, dio por probado que A.E., en coordinación con otras personas de nacionalidad marroquí que no han sido identificadas, organizó desde el puerto de la ciudad El Jadida, en Marruecos, una travesía para cruzar el Estrecho de Gibraltar en una embarcación con un total de 23 personas, entre ellas, dos menores

El ahora condenado, que asumió el rol de piloto, era plenamente consciente de estar obrando en contra de lo establecido en la legislación española en materia de inmigración. Su propósito no era otro que enriquecerse de manera ilegal, pues cobró a los pasajeros cantidades comprendidas entre los 1.000 y los 2.500 euros

La embarcación tenía unos cinco metros de eslora y dos de manga, era de madera y estaba dotada de dos motores, uno de ellos de reserva. Además de los ocupantes, que cuadriplicaban el aforo de la misma, en ella había 30 garrafas de combustible. Carecía de instrumentos de señalización o localización -salvo el GPS que llevaba el piloto- así como de agua, víveres, chalecos salvavidas o cualquier otro elemento de seguridad.

La patera partió del puerto de El Jadida el 10 de noviembre de 2019 a las tres de la madrugada y fue avistada el 14 de noviembre sobre las diez y media de la mañana. La travesía duró pues cuatro días y tuvo una extensión de aproximadamente 220 millas náuticas

Durante el viaje, las malas condiciones climatológicas en la zona del Estrecho obligaron a los inmigrantes trasladados a achicar agua utilizando las garrafas de combustible cortadas por la mitad. Además, la patera no disponía de techo que los protegiera del sol y de la humedad, ni de cualquier instalación sanitaria. Todo ello determinó que los ocupantes vieran en serio peligro su vida e integridad física.

Por último, la barcaza quedó a la deriva una vez que el piloto perdió la batería del dispositivo GPS, motivo por el que fue rescatada por Salvamento Marítimo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios