Prisiones

Un preso de Puerto III le rompe la nariz a un funcionario

  • El mismo interno ya había protagonizado otro ataque a un trabajador hace tan solo unos días

Una imagen de una de las galerías de la prisión de Puerto III. Una imagen de una de las galerías de la prisión de Puerto III.

Una imagen de una de las galerías de la prisión de Puerto III.

En la jornada de hoy, 22 de febrero, se ha registrado una nueva agresión por parte de un recluso de Puerto III a un jefe de servicio de esa misma cárcel, concretamente en el departamento de Ingresos. El preso le ha roto la nariz y el funcionario ha sido trasladado al hospital.

Los hechos han ocurrido cuando el recluso iba a ser trasladado a otro centro penitenciario (el de Albocasser) y después de que la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias denegara su paso al régimen Fies, a pesar de los múltiples incidentes graves protagonizados por dicho interno en las diferentes prisiones por las que ha pasado.

Estos hechos han sido denunciados desde la asociación nacional 'Tu abandono me puede matar', para quienes "la política establecida por el Ministerio de Grande Marlaska de suprimir el régimen de primer grado para los presos peligrosos pone en serios apuros el sistema penitenciario español y a sus trabajadores, por la política buenista de este gobierno".

Esta misma asociación recuerda que hace tan solo unos días el mismo interno de Puerto 3, clasificado en primer grado y con iniciales S.S.H, agredió a cinco funcionarios a la salida de un vis a vis íntimo porque  quería permanecer más tiempo del que establece el reglamento. 

El recluso se abalanzó sobre los funcionarios con gran virulencia lanzando puñetazos y patadas, alcanzando a varios de ellos, además de morder a otro funcionario cuando procedían a reducirlo. Durante todo el incidente amenazó de muerte hasta a una decena de funcionarios que acudieron al departamento, no dejando en ningún momento de amenazar de muerte a los trabajadores.

Dicho interno, insiste la asociación,  ya ha protagonizado inumerables altercados, alteraciones del orden y agresiones a funcionarios, otro de ellos el pasado mes de octubre rompiendo los cristales y amotinándose en su celda. "Este último incidente fue recompensado por la dirección del centro con el cambio a una galería terapéutica. Si no hay ya algún funcionario muerto en el módulo de aislamiento de Puerto 3  es por la divina providencia, pero antes o después ocurrirá una desgracia irremediable", advierten desde el colectivo de funcionarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios