Provincia de Cádiz

El sector pesquero de Barbate busca alargar en el tiempo su cuota de boquerones de 2015

  • Lamentan la escasa cuota de sardina para 2016, de la que dicen que no vale la pena preparar los barcos

El sector pesquero de Barbate dedicado a la modalidad de cerco y que captura boquerones en las aguas del Golfo de Cádiz se muestra preocupado ante el previsible cierre del caladero a este tipo de pesca artesanal al estar a punto de agotarse la cuota establecida por el Ministerio de Medio Ambiente y con la que ya han acabado otras flotas como la onubense de Punta Umbría.

Para la campaña de 2015, al Golfo de Cádiz le correspondieron alrededor de 8.600 toneladas de boquerón que en julio se vieron incrementadas en 1.086 más tras los intercambios cerrados con el Gobierno de Portugal, una cantidad que debía repartirse entre cuatro flotas: dos onubenses y dos gaditanas, las de Sanlúcar y Barbate, a la que apenas le quedan unas 200 toneladas. Ello puede suponer unos dos meses de trabajo si se toman medidas contundentes.

Por ello, el presidente de la Asociación Barbateña de Empresarios Pesqueros (Abempe), Tomás Pacheco, propone no salir a faenar cuando el mercado esté inundado de pescado y no vender las por debajo de los costes de captura. Pacheco ha manifestado al respecto que "hay lonjas que han estado vendiendo pescado a tres o cuatro euros la caja de boquerones". "No podemos vender el pescado a ese precio porque a estos barcos le cuestan seis, siete u ocho euros coger una caja de pescado. ¿Cómo lo vamos a vender por debajo de ese coste?", se preguntó.

De agotarse esta cuota establecida por el Gobierno español, los barcos que faenan en el Golfo de Cádiz en esta modalidad no podrán volver a pescar boquerón hasta febrero de 2016, coincidiendo con el fin de la parada biológica establecida.

También se presenta mal la captura de sardinas para 2016, de las que podrán coger unas 1.000 toneladas para toda la flota, una cifra que apenas dejaría trabajo para una semana para cada puerto, un escaso tiempo para el que no vale la pena, según Tomás Pacheco, preparar un barco.

Una complicada situación de la flota barbateña que se suma a los últimos robos que se han producido en el recinto portuario local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios